E-lecciones Cursos Marketing Político
 
   
 
 

Fernando Gonzalo
La ignorancia, el desorden y el chavismo (perdonen la redundancia)
Fernando Gonzalo
03 MAYO 2022 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
La ignorancia, el desorden y el chavismo (perdonen la redundancia)

“Todas las democracias viven el permanente temor a la influencia de los ignorantes” John Kenneth Galbraith (1)

 
 
 
John Kenneth Galbaraith se refería por supuesto a los electores que, en un momento dado, pueden suicidarse a la manera del Chavo:  "sin querer queriendo".  De hecho, en algunos casos, el soberano terminan dándose muy malos gobernantes, en razón de su supina ignorancia.
 
Se ha dicho mucho que la ignorancia, sinónimo de estupidez, no es factor vital en sí misma sino los daños que puede ocasionar.  Daños que se derivan de los defectos que la acompañan; la presunción, el orgullo falsificado y sobre todo la temeridad del ignorante. Temeridad que se concreta en el atrevimiento imprudente que es impulso típico del ignorante.
 
Este último atributo, en términos individuales y colectivos, es socialmente lamentable pero, peor aún, cobra catastróficas consecuencias cuando el ignorante llega infortunadamente a posiciones de poder.  Es por ello que H.G Wells decía que “la gran tarea de la democracia, su ritual, su banquete  es la de escoger sus gobernantes”, en el entendido de que quienes se postulan, para ejercer funciones públicas, son aptos candidatos.
 
Mucho antes de la era cristiana el tema de la clase gobernante ya había tenido la mayor relevancia.  Me permito recordar solo dos ejemplos muy conocidos y muy coincidentes, en tanto ambos son contrarios a la mediocridad y la ignorancia:
 
  1. Platón abogaba por el gobernante sabio y virtuoso para liderar y persuadir con su ejemplo.  Además de la virtud y la cortesía el gobernante debía ser un erudito.  
  2. Según Confucio los fines colectivos y el buen gobierno no sólo dependen de la correcta conducta de todos sino, sobretodo, de la “ilustración y disciplina de los gobernantes” (2).
 
Aquí es conveniente destacar que Ilustración y disciplina caminan de la mano hacia el logro del buen gobierno.  Estos dos elementos -Ilustración y disciplina- son correspondientes y consustanciales a ese fin -al buen gobierno- y al propio tiempo son los contrarios de la ignorancia y el desorden.  A su vez estos  dos vicios -ignorancia y desorden- tienen estrecha conexión orgánica y, en relación al ejercicio del gobierno, producen perversos resultados.
 
Históricamente la ilustración ha dejado ejemplos de su identificación con la disciplina y el orden.  El más antiguo quizá se remonta a Mesopotamia (1760 a de C).  En el Código de Hammurabi se detalla, entre otras cuestiones, la estructura de la sociedad, el funcionamiento de los tribunales, los derechos de los menores y los valores y aspiraciones de la colectividad.  Todo ello apuntando “a la conformación de una estructura de orden”….”del cada cosa en el sitio que le corresponde”. Igualmente la ignorancia y su consecuente -el desorden- han dejado históricos ejemplos.  El más reciente y el más extravagante quizá, es el que sufre Venezuela hoy en día. 
 
Habrá que escribir un grueso texto, de varios tomos, para contar todas las palpables y dañinas manifestaciones de desorden que se han producido sostenidamente en Venezuela, en los últimos años que son producto de la flagrante ignorancia de quienes pretenden ser gobierno.
 
Por ser la última de esas estupideces -torpeza-necedad- valga aquí mencionar el nuevo escudo de la ciudad de Caracas: ”para romper con el vasallaje colonial”.  El nuevo escudo sustituye las figuras del Leon, la Cruz de Santiago y el “Ave María Santísima…”, por los rostros de un indígena, un afro descendiente  y Simón Bolívar y la fecha de la fundación de la ciudad por las fechas del chavismo.  La ignorancia entierra así un legado español y con él la historia de Caracas.
 
Es verdad que la manipulación ilegítima del lenguaje y de los signos tiene una deliberada intención chavista de polarización de la opinión pública, pero no por ello deja la ignorancia omnipresente de teñir la acción de gobierno.  
 
Así pues, la eficiencia y la eficacia de la función de gobernar queda anulada por la ignorancia en la implementación de “intenciones sociales” y se produce un cuasi automático desorden.  El caos.
 
Paradigmático es el caso de los “ministerios del Poder Popular para…”.  En 1999 el gabinete ejecutivo estaba compuesto por 16 ministerios.  Hoy existen 33 ministerios del Poder Popular y como si eso fuera poco se han creado 15 de las llamadas Misiones (3), de acuerdo a la “Ley de Misiones, Grandes Misiones y Micro-Misiones”.  La Ley dice en un típico galimatías; “Cada estado cuenta con una Coordinación regida por un Coordinador designado por el Alto Mando e integrada por los coordinadores estatales de las Misiones y los voceros del Poder Popular integrantes del Consejo Nacional de Misioneros y Misioneras”.
 
El resultado es un absoluto desorden administrativo que favorece, en gran medida, la corrupción.
 
No es posible mencionar aquí tantísimas otras manifestaciones temerarias producto de la ignorancia y su consecuente desorden, que como resultado han hecho retroceder el país de manera indescriptible, en los últimos veinte años.
 
Orden es la condición de todo progreso. El progreso puede verse como el desarrollo del Orden. El Progreso, por tanto, es en esencia idéntico al Orden y debe ser visto como la manifestación del Orden.
 
 
 
(1) John Kenneth Galbraith (1908-2006) economista famoso por la calidad de sus escritos relacionados con asuntos públicos.  
(2) Chu Hsi (1130-1200). En el “Libro de los ritos”, capítulo “El gran aprendizaje”
(3) 15 Misiones desde la “Barrio Adentro”, pasando por “La Negra Hipólita” hasta la “Misión Ciencia”

 

Leido: 166 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Populismo

Los últimos más leídos:
Ucrania: Los fantasmas de Scrooge sobrevuelan desde la tundra
Una nota: Putín ha perdido la guerra política
Claves para entender el putinismo y la “Guerra de Putin”
¿El triunfo de Occidente?
¿Qué piensan los rusos sobre la invasión de Ucrania?

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2022 ®