E-lecciones Internet DataStrategia
 
   
 
 

Fernando Gonzalo
¿El triunfo de Occidente?
Fernando Gonzalo Gabaldón
24 MARZO 2022 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
¿El triunfo de Occidente?


“Pertenecer a una civilización es compartir una concepción del mundo, poner fe en determinados valores morales, aceptar ciertos símbolos, participar en recuerdos, emociones comunes, aceptar determinados conceptos sobre el carácter del hombre, su misión en la sociedad y su destino final” (1)

 

Acorde con la definición del encabezado, entendemos la llamada “civilización occidental” como el fenómeno sociológico que tiene antecedentes en  el descubrimiento de America y en el Renacimiento, en la Europa del siglo XVI.  Esa realidad histórica y su persistente aspiración, a través de los tiempos, al individualismo, a la disidencia y a la libertad, como sus rasgos más característicos, está hoy siendo seriamente menoscabada en sus esencias fundamentales.

Hace ya cinco años, cuando escribimos aquí sendos artículos sobre este tema ("El triunfo de Occidente" I y II (2), nuestros argumentos llevaban el mismo título, pero no iba entre signos de interrogación. No eran aún evidentes las manifestaciones internas que hoy se cocinan y atacan esta civilización constituida a partir de valores grecorromanos y judeocristianos.

Ahora vale la pena recordar que hace apenas 30 años, a partir de la desintegración de la Unión Soviética (1991) se proclamó “El fin de la Historia” (3).  La Civilización Occidental había triunfado definitivamente.  El mundo acogía felizmente los valores de la libertad, de la democracia y la economía de libre mercado… tras el fin de la Guerra Fría. 

Aún antes, en 1950, en su libro “Laberinto de Soledad” Octavio Paz se había pronunciado así: “Todas las civilizaciones desembocan en la occidental, que ha asimilado o aplastado a sus rivales….una civilización (la occidental) que ya no tiene rivales y que confunde su futuro con el del mundo... La antigua pluralidad de culturas, que postulaban diversos y contrarios ideales del hombre ha sido sustituida por la presencia de una sola civilización y un solo futuro… La Historia universal es ya tarea común”.  

En la aseveración de Octavio Paz se contemplaba el discurrir y el cultivo de valores en una secuencia de episodios desde los tiempos de la expansión europea, en el siglo XVI, en America, Asia, y Africa y el florecimiento de Roma como centro artístico con el protagonismo de Leonardo, Miguel Ángel y Tiziano y también la Reforma Protestante en Alemania.

En el siglo XVII el ascenso de la burgesía y el mercantilismo, el desarrollo de la racionalidad y la experimentación como métodos del conocimiento, el Siglo de Oro español con Cervantes y Velásquez, otros gigantes como Shakespeare, Moliere, Rembrandt y Bernini y la instauración de la monarquía parlamentaria en Inglaterra.

En el siglo XVIII el comienzo de la Edad Contemporánea con la revolución americana y la revolución francesa, el vigoroso desarrollo de las ciencias modernas con pensadores como Adam Smith, Montesquieu y Rousseau, la primera revolución industrial, el desarrollo de conceptos como la ciudadanía, la igualdad ante la ley y el derecho de las personas, el desarrollo y difusión de la Ilustración y la publicación de la Enciclopedia y el primer diccionario de la lengua española.

En el siglo XIX la independencia de las colonias en América, la consolidación del sistema republicano y democrático como forma de gobierno y el Estado liberal y laico, la segunda revolución industrial y la aparición del ferrocarril, los trasatlánticos y el automóvil, la migración del campo a las ciudades y la aparición de la clase media (la “pequeña burguesía”), los obreros industriales y los sindicatos, los avances en la medicina, la fundación de la Cruz Roja Internacional, la abolición de la esclavitud en Estados Unidos y la aparición de la fotografía y el cine.

El siglo XX fue marcado por las dos guerras mundiales y la derrota del Nazismo y del Fascismo,  la revolución rusa, el progreso científico y el desarrollo tecnológico.

Con posterioridad a los análisis de Octavio Paz y de Francis Fukuyama  apareció el libro de Samuel Huntington “Choque de civilizaciones” en 1996 y en 2001 se produjo el ataque terrorista a las torres gemelas en Nueva York y los atentados en Madrid en marzo de 2004 y en Paris en noviembre de 2015.

Esos ataques a Occidente venían de fuera de sus territorios.  Es el caso que ahora, a las amenazas externas, se han sumado tendencias disolventes-degradantes al interior del sistema.  Pareciera que ya no se comparte una concepción del mundo, ni del Estado, ni de los derechos y deberes ciudadanos.  Menos aún se comparte la idea de un comportamiento individual dentro de las hábitos  y valores fundacionales judeocristianos. 

En medio de una crisis del cambio climático, de un incremento de la violencia y la corrupción, más o menos generalizada, se plantean, de manera levantisca, temas como la identidad de género y la figura determinante que es la familia.  En pocas palabras se desconoce el rol que siempre jugó la familia como escenario por excelencia para la conformación de valores y medio de socialización estructurante de la personalidad de futuros ciudadanos.  La familia ya no se reconoce como cadena fundamental de transmisión de la Cultura Occidental judeocristiana (4)

Y para colmo, como colofón de todo lo anterior, a lo interno del sistema, como también en el resto del planeta, han explotado lo que Moisés Naim llama las tres P´s en su más reciente libro “La Revancha de los Poderosos”.  Se trata del Populismo, la Polarización y la Posverdad.  Son prácticas antidemocráticas contrarias a la alternabilidad en el poder y a impedir el abuso de su ejercicio. 

Este último tema en cuestión lo han puesto sobre la mesa analistas como Enrique Krauze, Timothy Snider y Larry Diamond.  Una juiciosa consideración sobre las tres P´s exige mayor espacio del que aquí nos queda. Por ahora podemos reiterar la impresión según la cual nuestra Civilización Occidental está hoy siendo seriamente menoscabada en sus esencias fundamentales.

 

(1) Arturo Uslar Pietri, “Sumario de la Civilización Occidental”, Ediciones Edime, Madrid 1962
(2) en e-lecciones.net, en "El triunfo de Occidente" 21/2/17 y el 9/3/17
(3) Francis Fukuyama, “The End of History and the Last Man”, 1992
(4) Según la OMS cada año se practican una media de 73.3 millones de abortos (200.821 abortos al día)

Leido: 738 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

contesta la encuesta

Los últimos más leídos:
El día D para Venezuela 🇻🇪, un tema tabú
Venezuela 🇻🇪 y las narrativas en conflicto
#ColombiaElectoral 🇨🇴 : La avalancha del viejito del TikTok
«La UE 🇪🇺 está en un momento crítico, pero apasionante» (retos para una Nueva Europa)
¿Qué significa la victoria de Petro para la izquierda en Latam?

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2022 ®