E-lecciones Tu publicidad aqui
 
   
 
Artículos de Opinión
 

E-lecciones Admin
Son necesarios los partidos políticos?
Jose Carlos García
07 JULIO 2005 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook

Jos� Carlos Garc�a Fajardo fajardo@ccinf.ucm.es, Nuevo Enfoque, A�O V, N� 71
El Salvador, Centroam�rica, Primera Quincena de Noviembre 2005

Vivimos apoyados en algunas estructuras como si fueran a durar siempre, porque no nos paramos a pensar que fueron creadas como respuesta a unas necesidades concretas en coyunturas determinadas.

La revista Foreign Policy decidi� consultar a 17 expertos para que reflexionasen sobre ideas, valores e instituciones que se consideran inmutables y casi eternas. En el tema de los partidos pol�ticos se olvida que su existencia no s�lo es relativamente reciente, sino que la experiencia nos los van mostrando como irrelevantes e innecesarios para la convivencia social. El ex presidente de Brasil, Fernando Enrique Cardoso, afirma que aunque los partidos son cruciales para la vida pol�tica moderna porque constituyen la base del sistema democr�tico representativo desde finales del siglo XIX, cada vez son m�s desbordados por las realidades sociales, los grupos de presi�n econ�micos y financieros, los medios de comunicaci�n o el protagonismo cada vez mayor de los agentes de la sociedad civil agrupados en organizaciones aut�nomas y transnacionales. �Qu� partido tiene una fuerza superior a la de los gestores de los poderosos fondos de pensiones de los pa�ses m�s ricos?.

ESENCIA DEMOCR�TICA CON OTRO ESCENARIO

Es posible, se�ala Cardoso, que esas poderosas m�quinas pol�ticas desaparezcan pronto. Los partidos han fundado sus programas en divisiones ideol�gicas y de estatus que cada vez son menos importantes. Aunque la conciencia de clase sigue contando, las identidades �tnicas, religiosas y sexuales tienen ya prioridad y representan afiliaciones que recorren de forma transversal los l�mites entre los partidos tradicionales. �Qu� significan en la actualidad las etiquetas de izquierda y derecha? �Es Tony Blair un pol�tico socialista coherente con la tradici�n del Partido Laborista mientras colabora con unos pol�ticos imperialistas y �pentagonistas� como los que gobiernan desde Washington? �C�mo va a sorprendernos que los ciudadanos conf�en cada vez menos en ellos y se a�slen en abstencionismos electorales como el de los polacos en sus �ltimas elecciones? Despu�s de casi medio siglo oprimidos por una dictadura implacable, cuando pueden votar no lo hacen porque desconf�an de los partidos pol�ticos.

Cardoso afirma que los ciudadanos tienen m�ltiples intereses, distintos sentimientos de pertenencia e identidades superpuestas, pero que algunas formaciones pol�ticas han conseguido adaptarse como el Partido de los Trabajadores de Brasil, cuya orientaci�n econ�mica tiene muy poco que ver con sus or�genes sindicalistas. Si a eso llama �l adaptarse, entonces la confusi�n va camino de desvirtuar la misma esencia de la participaci�n democr�tica.

Es cierto que existe una fatiga creciente respecto a las formas tradicionales de representaci�n y que la gente ya no conf�a en los dirigentes pol�ticos porque prefieren expresar sus intereses de manera directa o a trav�s de grupos de presi�n y las ONG.

PAPEL DE LA TELEVISI�N Y LA INNOVACI�N

La revoluci�n de las comunicaciones ha asestado un golpe fatal a los sistemas representativos tradicionales ya que los ciudadanos saben que pueden prescindir de los partidos para influir en la pol�tica. Los debates televisados, las turbias finanzas de los partidos y la patente influencia de los grupos de presi�n llegan al colmo con la pretensi�n de no pocos pol�ticos de creerse due�os de su esca�o y saltarse de un partido a otro seg�n sus intereses.

Votar sigue siendo fundamental, pero para ello no son imprescindibles estas organizaciones y hoy muchos estados y gobiernos acuden a los referendos para solventar asuntos fundamentales. El rechazo a la Constituci�n Europea en Francia y los Pa�ses Bajos demuestra que los grandes partidos tienen escasa capacidad de maniobra cuando se plantea un asunto directamente a la gente. Ya nadie cree que la democracia pueda reducirse a ir a votar una vez cada cuatro a�os ni que los pol�ticos puedan seguir actuando con patente de corso una vez alcanzado el poder.

Los partidos pol�ticos o se transforman o ser�n cada vez m�s innecesarios. En las sociedades educadas e industrializadas ya nadie acepta las divisiones ideol�gicas y de clase. En nuestros d�as, la sociedad civil dispone de otros medios para informarse y para hacer o�r su voz. El riesgo estriba en que asistamos impasibles al desmoronamiento y desprestigio de los partidos pol�ticos sin organizar instituciones nuevas, sugerentes y eficaces que llenen el vac�o que ocasionar�a su desaparici�n. Al fin y al cabo, la clave del sistema democr�tico de libertades reside en la supremac�a de la Ley y en la participaci�n eficaz de los ciudadanos.

Leido: 6731 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Anuncie su imagen con nosotros

Los últimos más leídos:
Tiempo de renuncia...
Brasil y su Copa Mundial
Tres elecciones, un mensaje
Monarquías sin monárquicos
La inteligencia política del pueblo colombiano

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2014 ®