E-lecciones Juego e-lecciones generales
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Adolfo González Alemán
Apocalipsis: 4 desafíos para la política contemporánea (primera parte)
Fito González Alemán
31 MAYO 2020 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
Apocalipsis: 4 desafíos para la política contemporánea (primera parte)

 

Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas.

Ap. 1,19

 

Dar testimonio es siempre una prueba de fe. Indica un acto entre dos personas, la primera se sincera con la segunda y esta última atiende las palabras para de alguna manera ayudar a comprender. No el contenido del libro, sino lo que ocurre a su alrededor. El que quiere oír que oiga, pero quien quiera pensar, que lea.

Leer es una acción como ninguna otra. Es aprender del pasado y volver a tener la oportunidad de actuar bien en el presente. La diferencia entre la historia y la prehistoria se define con una acción singular: la aparición de la lengua escrita.

La Biblia, libro más vendido en la historia de la humanidad, tal vez no sea el más leído. Puede que sea una lástima, porque Heidegger decía que lo que se lee dos veces se piensa dos veces. No sé qué ocurra con aquello que se compra más de una vez.

El último libro de la biblia cristiana es conocido como Revelaciones de Jesucristo o el Apocalipsis. Recomiendo sobre este libro más de una lectura, no solo por considerar útil la metodología Heideggeriana.

Existen varias acepciones a este texto, que se caracteriza por los simbolismos utilizados. Algunos estudiosos le conceden una visión histórica, codificada para que su transmisión oral supiera escapar el acoso romano entre el Siglo I y II, fecha en la que se sugiere que las Revelaciones fueron escritas.
Otros además lo interpretan de manera profética. La narración del Apocalipsis sería la forma en la que el mundo llegaría a su fin según la concepción cristiana.

¿Y si estas visiones no son autoexcluyentes? Un eterno retorno. La repetición de los actos y acciones a tal punto que sociedades emergen y caen repetidamente a lo largo del tiempo, siempre por las mismas razones.

La fecha aproximada en la que habría sido escrito el texto de las Revelaciones se sitúa a finales del Siglo I. Por entonces los primeros cristianos eran perseguidos, los judíos habían sido expulsados de sus tierras y los romanos reordenaban su gobierno. Más bien lo militarizaban. De una República a un Imperio. En poco tiempo,  menos de 100 años Roma pasó del Senado, al César, a un Dios. Al menos así lo pretendía Domiciano, último emperador de la dinastía Flavia.

El César Domiciano emprendió una serie de dictámenes donde exaltaba la figura de los emperadores como si fueran Dioses. Hijos de Dios. Pretendía ser considerado un señor de señores. A veces olvidamos que los populismos son tan viejos como la religión.

Repasando, tenemos la expulsión de comunidades de Medio Oriente, donde muchas de estas encuentran en Europa su única vía de escape. La pérdida de poder real por parte de las instituciones, mientras se da el ascenso de hombres poderosos, mesiánicos y que no ahorran palabras a la hora de perseguir minorías. Al parecer, la diferencia entre el Siglo I y el Siglo XXI serían nada más que dos equis.

El libro de las Revelaciones puede entenderse como una crítica socio-política de la época en donde las principales instituciones relegaban su poder ante figuras cada vez más personalistas. La inmigración se volvía un problema en Roma y la discriminación religiosa era moneda corriente avalada por el Estado romano.

El texto tiene una cualidad profética si razonamos que las sociedades suelen cometer los mismos errores. El hombre tropieza siempre con la misma piedra. Han pasado más de 2000 años, y los desafíos políticos suelen manifestarse en aspectos parecidos.

Lo que ofrezco a continuación no es una lectura mística y de fe ciega. Para eso tenemos a los partidos políticos y sus líderes con prácticas dictatoriales. El libro de las Revelaciones habla del final de las dictaduras, metafísicas o no para dar lugar a los justos. Es un testimonio de fe, una crítica social realizada en un período de abusos de poder de varios emperadores.

Los cuatro desafíos de la política.

Miré y ví un caballo blanco, y el que lo montaba llevaba un arco en la mano. Se le dio una corona, y salió triunfante para triunfar.

Ap. 6, 2

 

Es una mera coincidencia que el primer jinete del apocalipsis, al que se lo ha denominado como la Gloria, cabalgue un caballo blanco, color impoluto con el que vestimos a los médicos. Hoy en día la humanidad enfrenta una de las mayores crisis sanitarias de la historia. El SARS Covid-19 o como se lo conoce en los medios el coronavirus es objeto todo tipo de discusiones, como qué tan importante es el sistema de salud para una sociedad e incluso si este no es el principio del fin del globalismo.

Al primer jinete se lo otorgó un arco y flecha, arma que permite atacar a distancia. Es otra mera coincidencia que la forma más efectiva para repeler el virus sea el distanciamiento social. Para los que busquen algún sentido profético al texto, tengan la tranquilidad que salió triunfante para triunfar.

Pero esto no es un augurio o futurología barata. La crisis sanitaria del coronavirus será superada porque contamos con excelentes profesionales de la salud en todo el mundo, que se han formado bajo un juramento hipocrático que confluye en una mirada transversal de la medicina garantizada a todos los hombres y mujeres sin importar sus preferencias sexuales, su religión, color de piel o nacionalidad. También es de destacar que esta no es la primera epidemia global. Los romanos sufrieron la gripe antoniana a mitad del Siglo II, antes de aquella seguramente hubo otras, y después tuvimos muchas, como la gripe española de principios del Siglo XX. Todos ellas dejaron marcas y flagelos, pero todas ellas fueron superadas.

No obstante, esta crisis nos deja un desafío importante para quienes pensamos el Estado y hacemos política. Ya no se puede seguir con un sistema de salud endeble que no esté interconectado de la misma manera que se encuentran el comercio y las migraciones. La salud además es un derecho inalienable que posibilita la libertad. No se puede ser libre sin garantía de salud.

Más allá de superado el Covid-19, la salud tiene que ser un tema de agenda política imperante, porque acceder a ella es una de las principales causas por lo que las personas emigran. Uno no se muda de país para comprarse un iPhone, uno lo hace para tener una mejor calidad de vida.

La corona representa reconocimiento, también representa el triunfo puesto que los griegos le otorgaban a sus campeones olímpicos una hecha de laureles. La enfermedad que hoy azota a la humanidad, tan terrible como lo ha sido, nos ha dado la oportunidad de reconocer la importancia del Sistema de Salud, los médicos y la fragilidad de la vida sin importar el país en el que uno viva o el nivel de desarrollo que este tenga.

Sea de la manera que sea ha sido algo positivo que en la mesa política, en la coyuntura social, los médicos, nuestros héroes vestidos de blanco, cabalguen portando una corona. Ya no se los puede dar por sentado, al igual que la vida.

 

 

Y salió otro caballo, bermejo; y el que lo montaba recibió poder para quitar la paz de la tierra y hacer que los hombres se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.

Ap. 6, 4

 

 

Un caballo rojo, bermejo o alazán. Color de la furia, y la sangre. La sumisión ante las pasiones. Se le otorgó a su jinete el instrumento propio de la guerra, de las matanzas, pues esa es su finalidad.


El segundo caballo augura por la destrucción de los hombres a manos de los mismos hombres. Se lo ha llamado guerra durante generaciones enteras, sin embargo este término ha caducado, pues ahora lleva otro nombre: Supremacismo.

Más puntualmente el supremacismo o Alt-Right como empieza a conocerse en distintos rincones de Europa y Estados Unidos, va expandiéndose de manera alarmante. Los crímenes de odio van en aumento, y esto sucede no por otra cosa que por la falta de unión de las sociedades. El capitalismo y los procesos globales no pueden ser nunca el único factor común de un grupo humano. Deben existir enlaces culturales y una raíz legal de respeto al otro. Porque cuando el otro deja de ser visto como un semejante pasa a ser un adversario, un contrincante, un enemigo. Este caldo de cultivo del miedo al “otro”, del odio al diferente, es la forma en la que se genera el clima propicio para que el racismo crezca sin límites.

Fomentar el odio es la mejor manera de quitar la paz de la tierra y hacer que los hombres se maten unos a otros. El odio es una gran espada que se agita con cada nuevo hecho que ocurre en el mundo siendo replicado o festejado por otros.

En la medida que las instituciones se debilitan, los grupos con ideas radicales crecen e incluso empiezan a tener plataformas partidarias. Aquel oxímoron que es tan solo posible cuando la tolerancia se confunde con pasividad.

El desafío de la política es sostener las riendas para que el caballo bermejo se mantenga quieto. Que su jinete no sea capaz de agitar su discurso odio como si fuera una espada de un extremo al otro.

Los momentos de gran incertidumbre han servido de plataforma para la llegada de discursos precarios donde se echaba la culpa a alguien en particular. Puede ser una persona, una comunidad, una religión. Siempre es más fácil señalar y echar culpas, al menos es más sencillo que diseñar políticas de estado o planificar estrategias para volver a una sociedad sólida.

Hoy hay una proliferación de discursos de odio, porque el mundo es complejo, difícil, y en los últimos años se ha vuelto muy inequitativo, más de lo que era antes. En este contexto, es simple brindar una sensación de claridad otorgando un objetivo claro, un denominador común: a quien culpar.

La política se genera a partir de la noción de que no somos todos iguales, que hay disenso y eso bueno. Es difícil porque requiere de esfuerzo, negociar, pactar, comprender e incluso a veces ceder. La democracia es eso, y por eso en la democracia no hay lugar para las ideologías arraigadas al odio, porque no dejarían espacio para todos los demás.
 

Leido: 129 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Reto Solidaridad, historias de aliento para Venezuelao

Los últimos más leídos:
Los 10 mandamientos para hacer campaña en aislamiento
Chimpancés, bonobos y liderazgo político
Palabras rotas
Profecías
Venezuela: Desafíos electorales en tiempos de COVID-19

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2020 ®