E-lecciones ¿Cómo ayudar a Venezuela?
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Fernando Gonzalo
Protestar en Venezuela: ¿la vida en juego?
Fernando Gonzalo
07 MARZO 2020 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
Protestar en Venezuela: ¿la vida en juego?

patek philippe grand complications replica

En Venezuela las grandes "marchas", protestas muy masivas, algunas de millones de personas, del 2013, 2014 y 2017, han desaparecido.
 
En su lugar se han reproducido las protestas, de menor tamaño para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA) que representan el 80% de todas las protestas, como lo anota el OBSERVATORIO VENEZOLANO DE CONFLICTIVIDAD SOCIAL (OVCS). Este tipo de pequeñas protestas puntuales-sectoriales "registraron un aumento de 93%. En 90 dias de 2018 se registraron 2.414 protestas, a razón (promedio) de 26 protestas diarias". 
 
En cambio las megamarchas para pedir la salida del dictador han desaparecido.  En este sentido llama la atención que nisiquiera después de la exitosa gira del Presidente (e) Guaidó, por Europa, Estados Unidos y Canadá, no haya sido posible volver a llenar las calles de Venezuela.
 
No se trata de ninguna merma en "garra democrática" que tan vigorosamente fuera expresada en años anteriores. Las siguientes son algunas de las causas que se esgrimen para explicar esta aparente falta de ánimo:
  1. El falso dialogo, para ganar tiempo,  promovido por el régimen  FineTimepieces
  2. No se produjo el "efecto contagio" que se esperaba a partir de lo sucedido en Bolivia con la salida de Evo Morales.
  3. La falta de concreción de las amenazas de Estados Unidos. "Todas las opciones" parecen no haber estado nunca sobre la mesa.
  4. La mayoría de la población está ocupada en conseguir lo más básico.  Se oye decir "mi marcha todos los dias es para encontrar la comida y el agua y el gas que no llegan a mi casa".
  5. Casi cinco millones de venezolanos han emigrado, ya no están aquí. Esta cifra equivale a más de un 15% de la población e implica un profundo cambio demográfico, que ha disminuido las capas de adultos jóvenes de la población, precisamente aquellos más proclives a protestar.
  6. Muchos de los lideres político están desaparecidos, presos o exiliados.
     
La causa fundamental es otra: la abierta y brutal represión que se ejerce contra los manifestantes. Aunque la enumeración anterior juegue un papel importante en la dificultad de volver a llenar las calles de Venezuela, la explicación central se deriva de que en 2017 el régimen demostró que estaba dispuesto a matar para mantenerse en el poder. Manifestarse, sin ninguna exageración, significa arriesgar la vida.  En efecto, ante la indiferencia de la Guardia Nacional y de la policía, los llamados "colectivos" -paramilitares- encapuchados motorizados, con armas largas, disparan, matan y golpean, con anticipación, cualquier embrionario intento de concentración por parte de la población.  "La represión es a plomo limpio y de sol a sol".
 
A quien le han roto las dos piernas por haber salido a pedir el cese de la usurpación, no volverá a manifestarse en mucho tiempo.  La mayoría de sus conocidos tampoco estarán motivados a salir a protestar.  El miedo "se riega como la pólvora".
 
Una fría estadística (Informe 2020 de Freedam House) coloca a Venezuela, junto con Malí, Burundi y la República Centroafricana, entre los cuatro países que, en el mundo, retrocedieron más en libertades civiles.   Es que el régimen se ha propuesto, con saña, aterrorizar a la población y lo ha conseguido.  El deliberado plan lo cuenta al diario ABC de Madrid,  Gyoris Guzmán (leer aquí).  Guzmán, ahora exiliado en España, fue Director de la Oficina Nacional contra la delincuencia organizada (ONCDO) entre 2013 y 2015.  En esos años se unificaron la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) y el Servicio de Inteligencia Nacional (SEBIN), "en cuanto a información confidencial se refiere", y "se formó el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesppa).  Este nuevo instrumento para la represión fue entonces entregado, por Maduro, al Coronel Camilo del G2 cubano, quien lo dirige desde el mismo escenario de los acontecimientos.  Según Guzmán, en ese entonces,  se contaban 45 mil "asesores cubanos" en Venezuela .
 
En efecto, el plan de represión se llama "Plan Cívico-Militar Zamora 200".   Reúne oficialmente la actuación conjunta de "fuerzas militares, fuerzas milicianas y civiles armados (paramilitares) para aterrorizar a la disidencia"
 
Recientemente, Werner Corrales publicó en las redes un escrito titulado "Intentan matarlo y no pasa nada" .  Se refería al ataque contra el Presidente (e) Guaidó en Barquisimeto y comentaba "la innegable valentía de Guaidó y la aparente apatía de los opositores que no reaccionan ni siquiera ante un intento de asesinato.....tal vez el camino está fuera de nuestro propio alcance.  Tal vez solos no podemos".
 
Es que hoy, en Venezuela, pedir el cese de la usurpación es, ni más ni menos, arriesgar la vida.

Leido: 405 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

juego@datastrategia.com

Los últimos más leídos:
Los 10 mandamientos para hacer campaña en aislamiento
Maduro, hermanito del ´Big Brother´
Chimpancés, bonobos y liderazgo político
Palabras rotas
Profecías

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2020 ®