E-lecciones ¿Cómo ayudar a Venezuela?
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Adolfo González Alemán
Polifemo en #ArgentinaElectoral
Adolfo González Alemán
04 FEBRERO 2020 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
Polifemo en #ArgentinaElectoral

Argentina es sin duda una odisea. Un viaje, un recorrido, una experiencia. Es mucho más que una tierra que se habita. Ese viaje tiene puntos álgidos y otros casi apocalípticos. Uno irremediablemente compara con las leyendas de la mitología el panteón político que nos gobierna y decide si los vientos de nuestra nave soplaran a favor o en contra, si arribaremos en costas amigas o enemigas.

Aunque nuestros políticos están muy lejos de ser Dioses,topclonewatch.me pese a su afición de ser considerados sobrehumanos, suelen caer en los engaños y en las tentaciones más infantiles. Mientras algunos dirán, con malicia, “un fiel reflejo del pueblo”, otros manifiestan en los cafés porteños el refrán popular, en el país de los ciegos, el tuerto es rey. En esta ocasión no pretendo hablar de un tuerto, sino de un cíclope. Uno con la mirada color azul cielo.

Cuando imagino a estos seres, pienso en Polifemo quien era un cíclope hijo del Dios Poseidón con una ninfa. Protagonista de unos de mis relatos favoritos de la Odisea. Su aspecto era horrible, barbudo, con colmillos puntiagudos y un sólo ojo en el centro de su frente.

Contrasta un poco con el que se vio en la Argentina. Afeitado, con los dientes blancos y alineados y una mirada azulada la cual era difícil discernir si nos brindaba confianza o era inexpresiva. Luego de muchas sesiones de coaching tenía trabajada su sonrisa.

Son la luz de mis ojos le confesó Macri a Marcos Peña, y sus asesores en uno de esos tan publicitados “retiros espirituales” que organizaba la coalición Cambiemos mientras eran gobierno.

Uno no suele tomar detalles en consideración cuando reflexiona sobre los cíclopes. Ya sea Polifemo o aquel de la mirada azul cielo. Los hombres podemos enfocar con precisión las distancias porque nuestros dos ojos son capaces de triangular con el objeto que observamos. Un solo ojo no nos permite tener una buena perspectiva, menos a largo plazo. Los cíclopes entonces, por definición, son cortoplacistas.

Odiseo engañó a Polifemo: luego de dejarlo ciego, el cíclope exigió entre gritos el nombre de quien lo había herido. Nadie respondió Odiseo, mi nombre es nadie.
El hijo de Poseidón maldecía por toda su isla: Nadie me hizo esto, Nadie me ha herido. Los otros cíclopes pensaban que se había vuelto loco.

Esta idea de ceguera autoinfligida caracterizó al Presidente de la Argentina por tomar en tanta consideración el planeamiento de sus asesores más cercanos. Excusaba su propia ceguera en el pensamiento de sus asesores más cercanos, mientras que aquellos que se atrevieron a criticar el rumbo que tomaba el macrismo terminaron despidiéndose anticipadamente del gobierno. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

El nublamiento de la estrategia nacional se llevó adelante de la misma manera que Polifemo gritaba Nadie me hizo esto.

Odiseo engañó al cíclope, pero fue culpa del segundo por su incredulidad, lo mismo ocurrió con el presidente Macri que no pudo divisar un horizonte y se dejó cegar por el consejo de sus asesores perdiendo toda relación con el mundo que lo rodea. Y el país que debió gobernar. 

“Dió el Cíclope un fuerte y horrendo gemido, retumbó la roca y nosotros [Odiseo y sus tripulantes], amedrentados, huímos prestamente; mas él se arrancó la estaca, toda manchada de sangre, arrojóla furioso lejos de sí y se puso á llamar con altos gritos á los Cíclopes que habitaban á su alrededor, dentro de cuevas, en los ventosos promontorios. En oyendo sus voces acudieron muchos, quien por un lado y quien por otro, y parándose junto á la cueva, le preguntaron qué le angustiaba:

¿Por qué tan enojado, oh Polifemo, gritas de semejante modo en la divina noche, despertándonos á todos? ¿Acaso algún hombre se lleva tus ovejas mal de tu grado? ¿Ó, por ventura, te matan con engaño ó con fuerza?»

Respondióles desde la cueva el robusto Polifemo: «¡Oh amigos! Nadie me mata con engaño, no con fuerza.»

Y ellos le contestaron con estas aladas palabras: «Pues si nadie te hace fuerza, ya que estás solo, no es posible evitar la enfermedad que envía el gran Júpiter [Zeus]; pero, ruega á tu padre, el soberano Neptuno [Poseidón].” Canto IX, Odisea, Homero

“Siempre les decía [a los asesores] cuidado que yo conozco los mercados, que un día no te dan más plata y nos vamos a la mierda” Mauricio Macri

C´redito fotográfico: Martina Aranguren @The.Curious.Len

Best Replica Watches

Leido: 158 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Anuncie su imagen con nosotros

Los últimos más leídos:
Del año del Cerdo al Año de la Rata en Latinoamérica (Parte 1)
#ArgentinaElectoral: La belleza de todos los Narcisos en las fuentes 2.0
Davos y Venezuela: ¿el cierre de un ciclo?
2020: la Rata de metal y los cambios vertiginosos
Polifemo en #ArgentinaElectoral

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2020 ®