E-lecciones Reto Solidaridad, historias de aliento para Venezuela
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Mathias Mackelman
Populismo y RRSS: el caso de los jóvenes limeños
Mathias MAckelman
30 NOVIEMBRE 2019 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
Populismo y RRSS: el caso de los jóvenes limeños

El populismo es un fenómeno político que nunca ha perdido actualidad en el mundo. Particularmente América Latina es una región históricamente proclive al discurso populista, a causa de sus altos índices de desigualdad social y su baja institucionalidad. Nuestra región ha visto nacer a grandes líderes populistas como Perón en Argentina, Hugo Chávez en Venezuela o Alberto Fujimori en el Perú, para nombra algunos. Estos líderes populistas se caracterizan por un discurso altamente emocional y su cercanía a las clases populares. Las manifestaciones en las plazas de las ciudades, así como la televisión, fueron las palestras comunicacionales de estos líderes carismáticos. Algunos fueron más hábiles en el recurso de la oratoria que otros, pero todos los que tuvieron una alta aprobación popular manejaron el discurso populista a la perfección, dividiendo la sociedad entre el pueblo y una élite perversa, entre buenos y malos o ricos y pobres, presentándose como líderes mesiánicos y los únicos posibles salvadores del pueblo subyugado.

La realidad política actual en el mundo evidencia una creciente aceptación de propuestas populistas. Los partidos políticos tradicionales ya no representan a los ciudadanos en la mayoría de los casos y tampoco tienen las respuestas a las demandas sociales. Ante esta realidad de crisis política, los mensajes de corte populista han encontrado en las redes sociales un canal de comunicación ideal para manipular e influir en los electores. Es particularmente relevante conocer el alcance que este tipo de comunicación política populista puede tener a través de las redes sociales, sobre todo en la formación de opinión de jóvenes electores de la ciudad de Lima que representan un segmento electoral decisivo con miras a las elecciones presidenciales del 2021.

Según un estudio sobre el consumo de redes sociales en el Perú realizado por la consultora Ipsos (Ipsos, 2018), existen aproximadamente 11,2 millones de usuarios de redes sociales entre 18 y 70 años en el Perú urbano (54%). El mismo estudio concluye que de este grupo de personas el 98% visitan regularmente la página Facebook, el 72% usa Whatsapp, el 33% consume Youtube, el 24% la red Instagram, pero solo el 10% la red Twitter. Vemos que Facebook es la red social privilegiada entre los peruanos urbanos, por lo que este estudio se concentrará principalmente en esta red social para fines investigativos.

Ante este fenómeno, Manuel Santillán y Mathias Mackelmann, docentes de la Facultad de Comunicación e investigadores de la Universidad de Lima, están realizado un estudio sobre la influencia de los mensajes populistas en redes sociales sobre los jóvenes de Lima que se publicará en forma de un artículo académico durante el año 2020.

Aunque no cabe duda que las redes sociales han contribuido a la democratización de la participación política, ya que son una plataforma de fácil acceso y gratuita, no han sido capaces de construir una participación política caracterizada por el diálogo y la democracia. Más bien, las nuevas tecnologías de comunicación interactiva en las redes representan una interacción anónima que refuerzan las emociones como el miedo, la impotencia, la indignación o la ira. Las redes sociales empoderan a los cibernautas afectados emocionalmente por las informaciones recibidas. Protegidos por el anonimato de las redes, todos se convierten en políticos, especialistas y propagandistas de diferentes causas. El carácter desorganizado y desestructurado de las plataformas digitales como Facebook y Twitter alienta la proliferación de noticias tendenciosas falsas, comentarios de corte extremista, insultos y todo tipo de manifestaciones de intolerancia por parte de usuarios que se esconden detrás del anonimato o los perfiles falsos. La carencia de filtros efectivos y políticas eficientes para combatir noticias falsas llevan a que sea muy fácil desinformar y engañar a los usuarios.

Los bajos costos que representa divulgar información en las redes sociales las han hecho especialmente importantes para los políticos. Son un terreno ideal para divulgar mensajes, manipular conciencias y hacer marketing político emocional a bajo costo. La información fluye, no es contrastada por los cibernautas en la mayoría de los casos, sino simplemente consumida mediante el “scrolling”, como se le conoce al desplazamiento horizontal con ayuda del dedo índice en las pantallas táctiles. Adicionalmente, las grandes empresas tecnológicas filtran los contenidos de los usuarios según sus preferencias políticas, gustos y comportamientos digitales mediante algoritmos con el fin de venderles publicidad online. El fenómeno “Big Data”, tan de moda actualmente luego de las revelaciones del uso ilegal de datos privados de Facebook por la empresa Cambridge Analítica en las últimas elecciones presidenciales estadounidenses y el Brexit en el Reino Unido, ha dejado en claro que es posible direccionar información política a grupos referenciales segmentados según las opiniones personales que expresan en las redes sociales o su manera de interactuar en ellas. Un arma de propaganda moderna muy poderosa, no cabe duda. Por lo tanto, es altamente probable que las próximas elecciones en el Perú se decidan en las redes.


Mathias Mackelmann
Profesor e Investigador de la Universidad de Lima

 

 

Leido: 64 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

contesta la encuesta

Los últimos más leídos:
#ArgentinaElectoral: La tragedia de la alegría
Que 30 años no es nada cuando se derriba un muro...
#EspañaEectoral: ¿Hacia un gobierno Frankenstein?
#ArgentinaElectoral: La política es la piedra que Sísifo empuja
CARACAS-BORA BORA, la corrupción antes y ahora...

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2019 ®