E-lecciones Napolitans Victory Awards 2017
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Fernando Gonzalo
Los muertos del comunismo
Fernando Gonzalo
07 JUNIO 2018 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
Los muertos del comunismo

Antonio decidió irse a Colombia.  De eso hace ya más de un año.  Antonio es uno de cientos de miles de venezolanos que ha cruzado, a pie, la frontera huyendo para poder sobrevivir.  En estos días ha regresado por corto tiempo para visitar a su mamá en Venezuela.  Cuenta que  allá le ha ido  bien.  Tiene  trabajo como chofer en casa de una familia en la ciudad de Pereira y cree que, a partir de ahora a su regreso, podrá empezar a enviar una remesa con regularidad.

Antonio es un joven de unos 30 años.  Cuando terminó sus estudios de bachillerato hizo un curso preparatorio, de un año, para ingresar a la policía de un Estado del occidente del país.  Su mamá recuerda que afanosamente reunieron el dinero necesario para comprar el uniforme de policía y la “chapa” y los zapatos.  El revólver le era  asignado pero las balas le eran descontadas del sueldo.   Habiendo por fin ingresado a la policía, Antoniofue destacado como vigilante en un centro penitenciario.  Y al cabo de seis penosos años allí, se produjo la fuga de unos reos.  Antonio y sus compañerosfueron acusados como culpables de la fuga y recluidos.  Al final de cuentas y de algunos meses, sin ningún tipo de juicio, fueron dados de baja.  La acusación, sin fundamento, justificó que no recibieran salarios caídos y otros beneficios laborales.  ¨Los dejaron en la calle” le cuenta su mamá a la señora donde ella trabaja desde hace muchos años.

Para volver a empezar, Antonio compró una motocicleta “de tercera mano”.   Con ella se dedicó a todo tipo de tareas, entre otras la de “moto-taxista”. Esa etapa de la vida de Antonio está llena de pequeñas tragedias muy largas de contar.  En resumen: la primera moto la entregó en atraco a mano armada.  En corto tiempo, la segunda también.  La tercera pudo recuperarla por su amistad con un familiar de los “choros” que lo habían atracado una tercera vez.  Antonio había tenido mucha suerte…después de tres atracos, en menos de dos años, seguía con vida.  Uno de sus amigos de la infancia, que se había resistido a entregar la moto, había recibido dos tiros en la cara.   Ese era un “procedimiento” normal y frecuente.  Fue entonces cuando Antonio decidió emigrar: “Yo no quiero ser un muerto de los comunistas”.

Este otro drama (1) que viven, especialmente, las clases más vulnerables en Venezuela –el de no saber hasta cuando le alcanza la vida- es uno de los rasgos principales que caracterizan el régimen castro-comunista que impera en nuestro país.  En Caracas, en el 2017, se registró un promedio de 11 homicidios por día.  “El régimen está acabando con la vida de la gente”.

En sus cien años de existencia, el comunismo ha sido responsable de más de cien millones de muertos.  En la China, durante el “gran salto adelante” y la “revolución cultural se contabilizaron 73 millones de muertos.  En la antigua URSS, se calculan 20 millones (2).  En Camboya, por órdenes de Pol Pot (1975-1979), 2 millones (25% de la población). En Corea del Norte 2 millones.  En Africa 1.5 millones.  En Afganistán 1,3 millones y en la Europa del Este (detrás del "telón de acero") 900 mil.  Sobre los muertos causados por la intervención del castro-comunismo en países de América Latina no se dispone de cifras.  Tampoco se dispone de cifras relacionadas con lo que el escritor Guillermo Carera Infante (3) llamó "la Castroenteritis" del régimen cubano.  Se refería al "suicidio como elemento esencial" de la participación en las entrañas del monstruo.  Cabrera Infante menciona algunos "muy relevantes": el de Haydeé Santamaría (heroína del asalto al cuartel Moncada), el de Oswaldo Dorticós (fue presidente durante los primeros años de la revolución), el de Nilsa Espín y el de Javier de Varona, entre otros.  Recientemente (el 1/2/18) se suicidó el hijo del comandante, Fidel Castro Diaz Balart a los 68 años.  Es de destacar que el índice internacional de suicidios es de 3 por cada 100 mil habitantes.  Según datos de la isla, en Cuba, en los años ochenta llegó a 22 por cada 100 mil.

Esta monstruosa liquidación de vidas humanas por parte del comunismo se hace más aterradora cuando se compara con la obra del nazismo alemán. A este se le atribuyen seis millones de muertos dentro de "la solución final a la cuestión judía" (el Holocausto, la Shoá).

Antes de empezar a escribir esto, me entero que el secretario Luis Almagro ha presentado el último informe de la Organización de Estados Americanos (OEA).  En él se confirma la comisión de crímenes de lesa humanidad por parte de la dictadura en Venezuela. El informe registra, en los últimos años, más de ocho mil asesinados y más de doce mil detenidos y torturados, por parte de la policía política.  Por ello Maduro podrá ser llevado al Tribunal Internacional de La Haya.

Lo último que me contaron de Antonio es que iba rumbo de regreso a la frontera, para volver a Pereira en Colombia.

Caracas, 31 de mayo de 2018

(1) Hoy en Venezuela el hambre es aún más acuciante quela muerte violenta en la calle.  Sobre este tema puede verse el artículo "El hambre en Venezuela y la angustia de no poder ser" 

(2) Los 20 millones, en la antigua URSS, son la suma de los trabajadores y agricultores opuestos a la colectivización (1918-1922), la deportación de los cosacos (1920), los Gulag (1918-1930) y los de la gran hambruna en Ucrania (1932-1933)

(3) Cabrera Infante –premio Cervantes 1997- fue hijo de fundadores del partido comunista cubano. “En la casa de mis padres, junto a la efigie de Cristo, colgaba un retrato de Stalin”…pero para octubre de 1965 escapó de Cuba “para narrar el horror y el sufrimiento de la Cuba de Castro”.

 

Leido: 291 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Por la libertad de los presos políticos cubanos

Los últimos más leídos:
#2018electoral Como predijo Ifá: un año de armas tomar (2). De la Costa Caribe a Tierra del Fuego
Rebote antropológico en Venezuela
#2018electoral Como predijo Ifá: un año de armas tomar (1). De México a República Dominicana
¿Cuándo se jodió la oposición venezolana?
Sócrates en tiempos de bots

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2018 ®