E-lecciones Datastrategia. La CampaŮa Inteligente
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Fernando Gonzalo
Venezuela entra en la edad media
Fernando Gonzalo
01 MAYO 2018 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
Venezuela entra en la edad media

En la larga fila que espera a las puertas del banco unas veces se vocea y otras se vocifera una misma frase de protesta: “Ni en los Bancos hay billetes”.  Esto me toca presenciarlo, dos días después de un anuncio, en cadena nacional de radio y televisión, sobre esta grave situación. La cadena, como siempre, se inicia con una música protocolar,  símbolos patrios y con una voz ceremoniosa que dice: “….porque usted tiene derecho a la información veraz y oportuna…”.  Y entonces aparece Nicolás Maduro para anunciar que él ha decidido una nueva “reconversión monetaria". ...dice que "se le quitarán tres ceros al signo y los nuevos billetes estarán disponibles el 4 de Junio".  Esta fecha, imposible de cumplir-información no veraz- obedece a la propaganda del régimen en torno a las fraudulentas elecciones del mes de Mayo.

De tantos brincos sucesivos, hacia tras, los venezolanos regresamos a comportarnos como los que vivieron en la alta edad media, cuando el dinero era casi invisible.  Entonces no había billetes ni tampoco Bancos.  Hoy, en un mundo donde el dinero es omnipresente, nosotros tenemos que gritar que "ni en los Bancos hay billetes".   La escasez es tan aguda que algunas localidades ya han emitido sus propios billetes.  Es el caso de la población de Elorza, al sudoeste del país, cuyo "nuevo papel moneda" lleva la cara del prócer local. También en el Estado Vargas se ha emitido una nueva moneda.  En la  comuna "El Panal", de un populoso barrio de Caracas, circulan billetes con la cara de Chávez "para impulsar el desarrollo endógeno de la comuna".  En este contexto,  Maduro explica que "la escasez es parte de la guerra económica" y del contrabando de billetes que "se los llevan para Colombia".  Maduro seguramente no sabe que, en el mundo de hoy, el dinero  es tan esencial que los economistas, para sus análisis, han tenido que crear una nueva categoría llamada "Money Supply".

Como todos sabemos, la llamada edad media acontece con la caída del imperio romano en el año 476 d. C.   Había nacido en el 27 a. C. cuando César Augusto fue nombrado emperador por el Senado.  Fueron 503 años de hegemonía sobre un vasto territorio que, en un momento, llegó desde Gran Bretaña al desierto de Sahara y desde la península ibérica a el Éufrates.  Ese mundo se había sostenido por una lengua, el latín, que todos entendían, por  un código de leyes que todos obedecían y por un sistema de caminos que enlazaban los extremos del imperio.  Y entonces esa unidad y relativa estabilidad terminó por desplomarse.  Habían llegado los barbaros.  Roma, que en el año 200 había tenido un millón de habitantes, para el 550 tenía menos de cincuenta mil.  En el antiguo Foro, donde antes Senadores y Tribunos dirigían los destinos de Roma, los rebaños pastaban entre ruinas.

Con la devastación producto de la invasión bárbara, el reto fue simplemente sobrevivir.  El territorio abandonado fue hábitat para feroces delincuentes.  De la falta de gobierno se originó la “enfermedad social” del malandraje, causa principal de muerte del mundo medieval.  Ante la imposibilidad de auto-protegerse, surgen los protectores de oficio -el señor feudal-.  Los “protectores” adquieren así el monopolio de las armas y pueden imponer un precio por sus servicios.  En estos primeros tiempos de la alta edad media, hasta entrado el siglo VIII, toda la inteligencia y esfuerzo se dedicó a sobrevivir en medio de un desamparo formal institucional.  Entonces, otra vez, vino el imperio al rescate de la sociedad desarticulada.  Carlomagno (742-814), en el centro de Europa, estableció el Imperio Carolingio para el recuperación de una organización político administrativa, la integración y estabilidad del orden social y para garantizar la seguridad de la gente contra la arbitrariedad de los Señores feudales y contra toda infracción de sus derechos.  Entonces Europa pudo iniciar su camino hacia el Renacimiento.

Salvando las distancias históricas, la Venezuela de hoy ha vivido, con la llegada de sus bárbaros, una realidad devastadora que nos ha hecho recordar la alta edad media. Una realidad donde el dinero se ha vuelto invisible. Donde la gente grita “ni en los Bancos hay billetes”.  Es una paradoja que en un mundo donde el dinero es omnipresente el presidente diga que la escasez de circulante, en medio de una hiperinflación galopante, es culpa de la “guerra económica”.  Y cuando, con la nueva conversión monetaria, el nuevo “bolívar soberano” que se anuncia ahora, le quita tres ceros al “bolívar fuerte”, el cual ya le había quitado tres ceros al bolívar original.  Como dice la gente “son seis (6) ceros en menos de 10 anos”..…y ni siquiera en lo bancos hay billetes.

En lugar de terminar de entrar en el Siglo XXI, Venezuela retrocede al Siglo V, de la alta Edad Media.

Fernando Gonzalo

Caracas, 28 de Abril de 2018

 

Leido: 555 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Reto Solidaridad, historias de aliento para Venezuelao

Los últimos más leídos:
Intervenci√≥n en Venezuela y la doctrina de la ‚ÄúGuerra justa‚ÄĚ
Los muertos del comunismo
¬®Never take Democracy for granted‚ÄĚ - o la oposici√≥n en Venezuela y la educaci√≥n de la clase pol√≠tica-
La democracia sentimental: cuando la¬†opini√≥n p√ļblica pierde la¬†raz√≥n
El silencio de Francisco

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2018 ®