E-lecciones Datastrategia. La Campa˝a Inteligente
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Alejandro Cárdenas
#MexicoElectoral: entre los medios digitales y la credibilidad informativa, un batido de falsedades
Alejandro Cárdenas
07 FEBRERO 2018 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
#MexicoElectoral: entre los medios digitales y la credibilidad informativa, un batido de falsedades

Las noticias falsas y las cuentas simuladas de redes socio tecnológicas son en parte una reacción de grupos conservadores y políticos que, por la falta de control, buscan dispersar y retrasar el crecimiento de la credibilidad de la información en internet.

No se analiza en este texto si la credibilidad de los medios digitales genera participación social o si los políticos acusan a los medios de comunicación que critican sus errores, sino que se establece la base para un debate mayor sobre los niveles de credibilidad entre medios tradicionales y digitales.

Una de las posibles causas es que internet y las redes sociales aún son espacios comunicacionales con menos control por parte de grupos de poder, especialmente políticos, y una de las formas en que logran evadir las tendencias es con la saturación de información y la manipulación de palabras clave a través de agencias especializadas, lo cual es censura indirecta (Cárdenas, 2015).

Incluso hay países que ya ejercen la censura directa en internet, dado que "es la fuerza que más está convulsionando los medios de comunicación", como señalan Philip Bennet y Moisés Naim, por ejemplo, en Hungría, Ecuador, Turquía o Kenia, las autoridades han emulado a autocracias como Rusia, Irán o China que censuran noticias críticas y crean sus propias empresas estatales de comunicación (Bennet y Naim, 2015).

Algunos estudios académicos relevantes, especialmente en la última década, han comparado la fiabilidad de los medios tradicionales con la de internet y los medios digitales para averiguar qué interacciones dan más confianza y credibilidad los usuarios.

En general los estudios empíricos no dan aún mayor credibilidad a los medios digitales que a los tradicionales, pero de acuerdo con la académica Martha Pulido, quien aborda el tema el libro Tendencias de investigación en comunicación una confusión inicial es lo que se publica diversas encuestas, con poco sustento metodológico o que no generan las preguntas correctas, por ejemplo, una de ellas señalaba que los norteamericanos confiaban más en Facebook y Twitter que los medios tradicionales.

Por ejemplo, un sondeo de Edelman Trust Barometer arrojó en 2013 un resultado que los autores consideraron como sorprendente: los buscadores como Google, Yahoo! o Bing inspiraban tanta confianza a los encuestados como los medios de comunicación tradicionales y más que blogs, agregadores como Google News, Meneame o Flipboard (McGee, 2013, citado poro Pulido, 2017).

Pulido añade que por el contrario predomina la idea de que las redes sociales, y especialmente Twitter, son consideradas menos creíbles que los medios y blogs informativos. (Carlos Castillo y Poblete, 2011; Schmierbach y Oeldorf-Hirsch, 2012 y Wurzelbacher, 2010, citados por Pulido, 2017).

Juventud y confianza

Adicionalmente los estudios de numerosos académicos sobre el impacto de las redes en jóvenes y nuevos votantes, señalan que asumen nuevas causas, causas no políticas, pero que incluyen la política en ciertos contextos (Quiroz, 2013; Guerrero, 2014; Portillo, 2015; Crovi y Lemus, 2016).

Por ejemplo, en México los medios digitales son herramientas fundamentales para los jóvenes que gustan de participar en la política pero mientras para el resto de ellos, dichos entramados fungen sólo como espacios de circulación informacional y exposición a flujos de datos, pero la penetración digital y la presencia de una cultura convergente son elementos importantes en el favorecimiento de la participación y la libre expresión (Meneses, Ortega y Urbina, 2013).

El académico Félix Arias-Robles realizó un estudio en España donde encontró que la credibilidad que los usuarios otorgan a las informaciones no sólo depende de las acciones que desarrollen los medios, sino que el prestigio del medio y la imagen social de los periodistas (Arias-Robles, 2014).

El análisis muestra que el canal elegido para informarse y formarse más es internet con el doble y el triple de preferencia que la prensa, radio y televisión, pero empata casi en un 50% a la televisión en usar dicha plataforma para entretenerse, aunque siguen creyendo más en la prensa nacional, que en cualquier otra fuente y medio.

Además el estudio revela que, a pesar de que los intereses y las pautas de acceso a la información están cambiando, factores como la claridad, la corrección y el empleo de las fuentes periodísticas siguen siendo determinantes en la credibilidad de los contenidos, a pesar del auge que ha experimentado la recomendación a través de plataformas como Facebook o Twitter (Arias-Robles, 2014).  

Las noticias falsas en el fondo buscan la saturación dado que los actores afectados reaccionan y cuestionan de forma dogmática de dicha información en medios digitales y de cierta forma llaman al pasado y a regresar a los medios tradicionales para recuperar la certeza informativa. Pero esa no es la única solución a la crisis de credibilidad por la cual las empresas mediáticas que han perdido audiencias, en parte también es por la competencia y la dinámica de libre mercado y autocensura (Curran, 2005).

Las predicciones del politólogo italiano Giovanni Sartori en el libro Homo Videns son relevantes: Disponer de demasiada oferta hace estallar la oferta; y si estamos inundados de mensajes, podemos llegar a ahogarnos en ellos (Sartori, 1998:57). Pero ese tipo de saturación ha evolucionado y es más compleja, ya no son sólo múltiples envíos a redes sociales o las llamadas shitstorms o linchamiento digital, de las que señalaba Roger Bartra que se difunden en "un mundo difícilmente regulable y muy inestable, pero que puede ejercer una gran influencia en la vida cotidiana" (Bartra, 2015).  

Las noticias falsas, son entonces en internet una extensión generalizada de las campañas negativas en medios tradicionales, y sigue siendo  un problema de las autoridades locales que cambia de plataforma. Para el académico Germán Espino la industria del escándalo por YouTube está controlada por el Estado y los grupos más poderosos de México y señala varias razones para prohibir las campañas negativas salvajes que proliferan en YouTube:

1) en la mayoría de los casos se viola la privacidad de los personajes públicos;

2) normalmente los escándalos son distractores que sirven para desviar la atención de los temas fundamentales de la política;

3) los que maquinan los escándalos suelen ser personajes muy poderosos que se empeñan en aplastar a sus adversarios con la fuerza del Estado o con la del poder económico (Espino, 2015).

En esta dinámica amorfa y de infoteinment tropicalizado a los medios digitales, se materializa cuando los artistas y personajes del espectáculo en México, intervinieron directamente en la elección de 2015 vía Twitter. Así lo manifestó en diciembre de 2017 el cineasta y actor mexicano Eugenio Dervez, quien fue reconocido por Google México y la revista mexicana Expansión como "Influencer del Año", mencionó que gentes cercanas al Partido Revolucionario Institucional (PRI) le ofrecieron 600 mil pesos ($32,100 dólares) por enviar tres tuits, como han hecho otros artistas y personajes del mundo del futbol en campañas políticas anteriores (Luna, 2017).

"No puede ser casualidad que me hablaron cuatro, cinco veces de diferentes agencias, lo pongo entrecomillas porque no es gente con la que normalmente trabajo. Me habló gente que no conozco y me decían 'te ofrecemos tanto por tantos tuis del Partido Revolucionario Institucional, es un mensaje muy humanista y que tiene que ver con ideas' y les dije que yo no le entro a esos temas. Pero conforme más me hablaban y me insistían, más dinero me ofrecían", dijo Derbez mediados de diciembre de 2017 para W Radio México en una entrevista.

Tuit Eugenio Derbez, elecciones

 

 

¿Cuántos artistas como él sí aceptan y qué agencias participan en ello ilegalmente? ¿Se habría fiscalizado y cuál es el origen de ese recurso? Probablemente muchos recordemos el escándalo del ex técnico de la Selección Mexicana, Miguel Herrera y jugadores de la Selección Mexicana, quien fue acusado de enviar tuits a favor del Partido Verde Ecologista de México en las elecciones de 2015, las mismas que señala Derbez que le llamaron.

En realidad fueron 42 figuras públicas o personas famosas del medio del espectáculo y del deporte los que realizaron envíos y que generaron, dos años después, una multa de siete millones de pesos ($350,000 dólares) por parte de las autoridades electorales al partido por vulnerar la veda electoral al usar frases con los hashtags #VerdeSiCumple, #BecasParaNoDejarLaEscuela y #VamosVerde, pero la debilidad del sistema de electoral no pudo sancionar ni a las agencias, ni a los actores y deportistas involucrados (Proceso, 2017).

Incluso después de la sanción, en 2017 el conductor de televisión mexicano Facundo Gómez reveló que el día de la elección el PVEM le ofreció dos millones de pesos por publicar tres tuits a favor y que había una camioneta que llevaba el dinero a su casa, y que seguro otros sí lo aceptaron. En su opinión Herrera debió haber cobrado mucho más, alrededor de cinco o 10 millones de pesos. "Ya tuitearon tal y tal".

Ese día seguro se movieron 300 millones de peso en efectivo, ¿de dónde salió esa lana?" (El Universal, 2017). Quizás las revelaciones del actor fueron porque había aprendido la lección, dado que la productora de su propiedad  llamada Héroes del Universo, fue acusada por The Guardian y Aristegui Noticias de generar algunos de los videos que atacaron vía internet a diversos candidatos en el Estado de México, como parte del proyecto para catapultar a Enrique Peña Nieto en 2012 a la presidencia de México vía la televisión y las redes sociales (Tuckman, 2012; Aristegui Noticias, 2012).

Lo que reveló Derbez, dos años después muestra que los "mapaches digitales" o los "mobilizadores cibernéticos" van a seguir intentando utilizar esas mañas, mientras las autoridades no los sancionen de forma contundente y los tribunales no se actualicen ante el impulso tecnológico.

El panorama de 2017 preocupa más dadas las elecciones locales en México, dado que lo nuevos miembros del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en menos de un año ganaron un descrédito social por una argumentación pobre y laxa en sus sentencias.

Incluso el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Pedro Salazar, declaró que fue "insostenible" y prácticamente sin argumentos la resolución emitida por los magistrados al resolver sobre la elección en el estado del norte de México, Coahuila, y los gastos detectados por el Instituto Nacional Electoral especialmente en Facebook y videos de la misma red social (El Siglo de Durango, 2017).

Incluso Facebook ha tomado más acciones que las autoridades electorales, por ejemplo recientemente implementó nuevas medidas piloto para reportar noticias falsas vía un mecanismo por el cual cualquier usuario puede denunciar un contenido que juzgue malicioso y dicho artículo entonces pasará por el filtro de un consejo de medios y organizaciones al margen de Facebook (González, 2017). Google también anunció en 2016 que prohibiría que los sitios web que publicaran noticias falsas usaran su servicio de publicidad en línea (Higgins, Mcintire, y Dance, 2016).

Pero adicionalmente, la novedad es que ya no sólo se dedican a usar perfiles falsos para atacar o convencer figuras públicas, ahora se crean sitios web o páginas en medios digitales como perfiles y contenido noticioso, que simulan ser medios de comunicación establecidos. Univisión Noticias habló con algunos expertos que revelan cómo se hacen dichos sitios y campañas por parte de agencias de marketing y mencionan el ejemplo del sitio Argumento Político (argumentopolitico.com), como un espacio web que difunde noticias carentes de fuentes o respaldo (Rincón, 2017).

Incluso durante la campaña presidencial de 2012 el Observatorio Electoral de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) denunció que se habían clonado cuentas falsas en Twitter del Instituto Federal Electoral (IFE) y otros medios, lo cual señaló el académico Julio Téllez, significa desinformación y un atentado contra la “libertad de sufragio” por la posible "intimidación de los votantes" (Cárdenas, 2012).

Cuenta Falsa IFE

En 2017 la Policía Federal de México informó que han desactivado 15 mil sitios web apócrifos en los últimos cinco años que usurpaban identidad de bancos, dependencias del gobierno federal y de instituciones académicas (Espino, 2017).

No se puede afirmar que alguno de esos sitios tuvo que ver con campañas electorales, pero no sería extraño que se extienda el ataque en campañas políticas para inventar medios con diseños atractivos y estilos adecuados al lenguaje del periodismo digital que se confunden en el mar de nuevos blogs y videoblogs vinculados casi todos al espectáculo y al infoteinment y poco a la política y temas sociales.

En este contexto, la sagrada línea entre contenidos y publicidad es traspasada sin mayor escrúpulo. Pero eso no es nuevo, aunque sí grave y evoluciona. Es una herencia de los vicios del periodismo y la comunicación pero en nuevas plataformas, lo cual refleja cada vez menos mediación a través de otras mediaciones indirectas que dependen de gigantes tecnológicos trasnacionales. 

En España un grupo de periodistas han hecho un sitio llamado Maldito Bulo, donde evidenciaron las noticias falsas de las elecciones catalanas de 2017. El proyecto monitorea el discurso político y las informaciones que circulan en redes sociales y analizan el mensaje aplicando técnicas del periodismo de datos para su verificación (Maldito Bulo, 2017).

En México hay un dato importante sobre la credibilidad de los medios digitales que se muestra en la última versión de la Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas 2012, donde se muestra que aunque los medios tradicionales continúan dominando las audiencias, cuando se comparan los niveles de confianza, las redes sociales han ganado mucho terreno (Segob, 2012).

Confianza en medios tradicionales y en las redes sociales en México:

Televisión

72.36%

La Radio

69.06%

La Prensa

62.97%

Redes sociales

57.75%

*(Segob, 2012). Opción de respuesta sumada de 6 a 10 de la pregunta siguiente: En una escala de calificación de 0 a 10 donde 0 es nada y 10 es mucho, por favor dígame ¿Qué tanto confía en…?

En una escala de 0 a 10, el nivel de confianza sumado de 6 a 10 y comparado con televisión, radio y prensa muestra un 57.75% de credibilidad en las redes sociales, una cifra muy alta por el poco tiempo de haber surgido, comparado con otros medios, por ejemplo, con la televisión con 72.36% un diferencia de 14.61 puntos porcentuales.

En el mismo instrumento cuando se preguntó al encuestado si utilizaba las redes sociales para informarse sobre política, el resultado fue menor al 1%, esa cifra tan baja refleja sólo la penetración, pero contrasta con el potencial de confianza en las redes sociales en momentos de crisis políticas o en una elección, como por ejemplo los movimientos #Yosoy132 en México, la revolución de los paraguas en China o de los indignados en España, que surgieron vía internet y por su espontaneidad crecieron y adquirieron un carácter expansivo.

La influencia decisiva de la Web 2.0 en el entorno móvil y la posibilidad para los medios de acceder a través de la nueva plataforma a un público joven tradicionalmente reacio a los formatos periodísticos convencionales, constituyen vectores de interés para el desarrollo de los contenidos informativos móviles (Aguado y Martínez, 2008). Es decir, este derecho público a ser informados es vulnerado al manipular las tendencias, como menciona el académico y periodista español, Bernardo Díaz Nosti: al apelar al concepto de la libertad de expresión ante cualquier injerencia externa, (los medios) reconocen expresamente un derecho público que no puede entrar en contradicción con el derecho a la información de los ciudadanos.

Eso coincide con lo que llama el investigador mexicano José Carlos Lozano, "orientación de medios", es decir, que utilizan mecanismos sutiles de intervención del estado, quien cita al reconocido periodista mexicano Miguel Ángel Granados Chapa: más que control es una "censura ambiental" donde los medios saben hasta dónde pueden llegar o dónde quieren llegar.

En los medios digitales no existe tal límite, dado que son explosiones de indignación generalmente que se reflejan en el interés social o falsa manipulación de tendencias, que no son controladas, con graves riesgos a la afectación de la opinión pública. Salgado así lo plantea sobre la elección de México en 2012: La efervescencia del tema electoral en Twitter, algunos de cuyos trending topics determinaron la agenda mediática de la contienda política, revela el interés de una población, mayoritariamente joven, dispuesta a valerse de las redes sociales para hacer escuchar sus demandas por una verdadera democracia (Salgado, 2013).

La sofisticación de quienes generan las noticias falsas no buscan ya que el medio publique su "gacetilla" o "comunicado pagado" vía convenio, sino crean su propio medio para ello, lo cual refleja nuevas mediaciones en contextos hegemónicos dado que dependen de gigantes tecnológicos trasnacionales que se hacen de la vista gorda, y que son tal vez peores que los medios tradicionales que saben tratar la información de forma profesional.

En campañas políticas es común la campaña legal y la campaña ilegal en internet, similar a como se práctica históricamente vía pagos ocultos en los medios tradicionales, la segunda campaña digital que operan en una especie de "clandestinidad", como lo reveló el hacker colombiano Andrés Sepúlveda, encarcelado por espionaje informático en 2014 en Colombia (Robertson, Riley, y Willi, 2016).

En este contexto, los efectos mediáticos de la noticias falsas, campañas sucias y "el bombardeo" de nuevos espacios públicos como internet, aún no configurados, pueden ser nocivos para la democracia representativa y el interés público.

Cuando un gobierno genera por desgracia un plan atómico consulta con tiempo y mucha cautela con científicos los posibles efectos ambientales de un ataque de dichas magnitudes ¿Por qué no hacen lo mismo con las campañas sucias o las noticias falsas y se quedan sólo en el impacto a corto plazo? Los autores de estas campañas buscan dispersar y saturar, pero no saben cómo reintegrar el tejido de la ecología mediática y de la percepción social después de la orquestación artera contra actores políticos.

Este tipo de estudios se limitan a la academia, que puede tener una importancia empírica relevante y de profundidad, pero en muchas ocasiones no se traduce a presencia pública o más aún no significa una toma de decisiones en los social y político ante dicho fenómeno. Y cuando se analiza desde la comunicación gubernamental se queda en la lógica del marketing político y con poco rigor científico, con percepciones más de la propaganda que lo verdaderos efectos sociales de dichas campañas negativas o falsas.

Se necesita más investigación académica en el tema para determinar los efectos secundarios de las noticias falsas y los ataques mediáticos, y para comprobar su ilegalidad y exhibir a las empresas y políticos que lo hacen, lo cual puede ayudar a determinar la magnitud de esa dinámica avalada irresponsablemente por medios de comunicación y agencias de publicidad.

Nota: Este texto es una ampliación de lo publicado en diciembre de 2017 en la Revista Zócalo con el título: La credibilidad de internet y las redes sociales ante la falsedad informativa.

Acerca del autor: Doctor en Comunicación por la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, profesor de dicha universidad y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Correo: acardenas@politicas.unam.mx  / Twitter: @alcarlop

Bibliografía:

Apro, (2016) El TEPJF multa al Partido Verde con 7 mdp por tuits de “famosos”. Agencia de Noticias de la Revista Proceso, México. Revisado en:
http://www.proceso.com.mx/463133/tepjf-multa-al-partido-verde-7-mdp-tuits-famosos

Arias-Robles, F. (2014). La credibilidad de los contenidos informativos en Internet para los 'nativos digitales': estudio de caso. Palabra Clave, 17(3), 875-894. doi:10.5294/pacla.2014.17.3.13

Aristegui Noticias, (2012) El misterioso proyecto ‘Handcock’ apunta a Peña Nieto . Aristegui Noticias. Revisado en:
https://aristeguinoticias.com/2706/lomasdestacado/el-misterioso-proyecto-hancock-apunta-a-pena-nieto/

Bartra, R. (2015) #Shitstorm. Diario Reforma, México. Revisado en: http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=55993&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=55993

Bennet, P. y Naim, M. (2015) La mordaza en la era digital. El País, España. Tomado de:
https://elpais.com/internacional/2015/02/20/actualidad/1424461152_496757.html

Cárdenas, A. (2012) Mal uso de redes sociales, un riesgo para la elección. Aristegui Noticias, México. Revisado en: https://aristeguinoticias.com/2906/lomasdestacado/mal-uso-de-redes-sociales-un-riesgo-para-la-eleccion/

Cárdenas, A. (2015) Agenda-setting 2.0: en las estrategias… pero no de la sociedad civil. Revista Forbes, México.
https://www.forbes.com.mx/agenda-setting-2-0-en-las-estrategias-pero-no-de-la-sociedad-civil/

Crovi, D. y Lemus, M. (2016) Capítulo III. Jóvenes de la Ciudad de México Interactuando en redes digitales. Saberes y percepciones. En Redes Sociales Digitales: Lugar de encuentro, expresión y organización para los jóvenes. UNAM y La Biblioteca, 2016.

Curran, J. (2005) ‘Medios de comunicación y poder en una sociedad democrática’, En, Curran, J., Medios de Comunicación y Democracia, la 3era vía. Barcelona: Hacer.

El Universal (2017) Facundo dice que el Partido Verde le ofreció 2 mdp por tuitear.  El Universal, México. Revisado en:
http://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/farandula/facundo-dice-que-el-partido-verde-le-ofrecio-2-mdp-por-tuitear

El Siglo de Durango (2017) Piden marcaje especial al TEPJF en próximos procesos electorales. El Siglo de Durango / El Universal, México. Revisado en: https://www.elsiglodedurango.com.mx/noticia/924817.piden-marcaje-especial-al-tepjf-en-proximos-procesos-electorales.html

Espino, G. (2016) YouTube: Epicentro del espionaje político. Revista Mexicana de Comunicación, México. Revisado en: http://mexicanadecomunicacion.com.mx/rmc/2016/03/14/youtube-epicentro-del-espionaje-politico/

Espino, M. (2017) Policía Federal desactiva 15 mil sitios web falsos. Diario El Universal, México. Revisado en: http://www.eluniversal.com.mx/nacion/seguridad/policia-federal-desactiva-15-mil-sitios-web-falsos

González, D. (2017) Las falsas noticias en América Latina, un debate rezagado.  Deutsche Welle en internet. Revisado en: http://www.dw.com/es/las-falsas-noticias-en-am%C3%A9rica-latina-un-debate-rezagado/a-37070132

Guerrero, M. (2014) Conexión Pública, Consumo mediático y construcción cívica en la vida cotidiana. Niamhh Editorial, Ciudad de México.

Higgins, A. Mcintire, M. y Dance, J. (2016) ¿Quién mueve las noticias falsas que circularon durante la elección en Estados Unidos? New York Times en español.  https://www.nytimes.com/es/2016/11/30/quien-mueve-las-noticias-falsas-que-circularon-durante-la-eleccion-en-estados-unidos/

Luna, A. (2017) Ofrece PRI dinero a Eugenio Derbez.  Agencia Reforma / Chicago Tribune. Revisado en: http://www.chicagotribune.com/hoy/entretenimiento/ct-hoy-entretenimiento-ofrece-pri-dinero-a-eugenio-derbez-20171220-story.html

Maldito Bulo, 2017. Los 10 bulos más virales de las elecciones catalanas. España. https://maldita.es/maldito-bulo/los-10-bulos-mas-virales-de-las-elecciones-catalanas/

Meneses, Ortega y Urbina (2013). Jóvenes, participación político ciudadana y redes sociales en  México 2012. En: La Libertad de Expresión en el proceso electoral de 2012. México: Porrúa, PNUD, Tecnológico de Monterrey y COPARMEX.

Portillo, M. (2015) Construcción de Ciudadanía a Partir del Relato de Jóvenes Participantes del #Yosoy132: Biografía, Generación y Participación Política.  Global Media Journal, vol. 12, núm. 23, 2015, pp. 1-18. Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Monterrey, México.

Pulido, M. (2017) Tendencias de investigación en comunicación.  Ediciones Egregius, Sevilla España.

Proceso (2017) Confirma TEPJF multa al Verde por tuits de famosos. Revista Proceso. Revisado en: http://www.proceso.com.mx/470702/confirma-tepjf-multa-al-verde-tuits-famosos

Quiroz, M. (2013) Sin muros. Aprendizajes en la era digital. Fondo Editorial de la Universidad de Lima. Perú.

Rincón, S. 2017. El millonario negocio detrás de los sitios de 'fake news' en México. Univisión Noticias. Revisado en: https://www.univision.com/noticias/america-latina/el-millonario-negocio-detras-de-los-sitios-de-fake-news-en-mexico

Robertson, J., Riley, M. y Willis, A. (2016) Cómo Hackear una Elección. Andrés Sepúlveda afirma haber alterado campañas electorales durante ocho años dentro de Latinoamérica. Bloomberg Businessweek. Tomado de:  https://www.bloomberg.com/features/2016-como-manipular-una-eleccion.

Tuckman, J. (2012) Escándalo en los medios de comunicación mexicanos: una unidad secreta de Televisa promocionó al candidato del PRI. The Guardian, Inglaterra. Revisado en:
https://www.theguardian.com/media/2012/jun/26/escandalo-medios-televisa-candidato-pri

Segob (2012) Encuesta Nacional sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas. Secretaría de Gobernación, Gobierno Federal México.
http://www.encup.gob.mx/en/Encup/Quinta_ENCUP_2012

Leido: 489 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Consultores Pol├şticos Latinoamericanos

Los últimos más leídos:
#VenezuelaElectoral: una maqueta de la democracia
#MexicoElectoral: entre los medios digitales y la credibilidad informativa, un batido de falsedades
Rebote antropol├│gico en Venezuela
#MexicoElectoral: la simulación democrática del PAN
#2018electoral Como predijo If├í: un a├▒o de armas tomar (1). De M├ęxico a Rep├║blica Dominicana

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2018 ®