E-lecciones los 100 mejores de la Comunicación Política
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Arturo Garcia Portillo
#MexicoElectoral: la crisis del flanco derecho y el rival de AMLO
Arturo García Portillo
12 OCTUBRE 2017 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
#MexicoElectoral: la crisis del flanco derecho y el rival de AMLO

El viernes 6 de octubre Margarita Zavala, quien aparecía en la mayoría de las encuestas hasta este momento como la mas fuerte competidora de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la republica, anunció que renuncia a una militancia de 33 años en el Partido Acción Nacional, y con ello dejó la carrera por la postulación en este partido para buscarla por la vía ciudadana independiente.

Esto ha desatado una enorme turbulencia en el escenario político mexicano. Fue nota de ocho columnas o de primera plana en casi todos los medios, y trending topic mundial en redes sociales. Así que parece ser un evento realmente importante.

El episodio tiene una enorme carga emocional, sobre todo entre la militancia panista, y por ello vale la pena un análisis lo racional posible, sobre todo para calcular sus efectos en la elección presidencial mexicana del próximo año, que promete ser “la madre de todas las batallas”.

¿Que pasó?

Lo que ella ha dicho es que llegó a la conclusión de que la dirigencia nacional del PAN, encabezada por Ricardo Anaya, no iba a permitir que fuera la candidata presidencial. Hay varios elementos para creerlo

  • Ricardo Anaya llevó al PAN a la conclusión de que solo aliado con el Partido de la Revolución Democrática y el Movimiento Ciudadano, dos partidos de izquierda (muy descolorida) se puede ganar la presidencia de la república el próximo año. Y han decidido formar el llamado “Frente Ciudadano Por México”, llamado popularmente “frente opositor”. Esto significa compartir entre los tres las candidaturas a la presidencia de la república, al Congreso. Y aunque no han hecho explícito nada, de diversos modos se ha deslizado que la candidatura presidencial en particular va a ser decidida, o las reglas para hacerlo, no por un partido, sino por la dirigencia del Frente. Y resulta que los dirigentes del Frente expresaron de modo diferente un veto a Margarita Zavala. El PRD arguyendo que sus simpatizantes nunca votarían por la esposa del ex presidente Calderón, que derrotó a Andrés Manuel López Obrador en 2006, entonces su candidato. El Dirigente de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, un político con una muy cuestionada reputación ética, dijo que no aceptarían a alguien vinculado de cualquier modo al gobierno del ex presidente Calderón. Y el propio Anaya, porque él mismo quiere ser quien encabece, de lo que abundaremos enseguida. Por eso aun cuando no hayan formulado un veto explícito ni hayan dicho cómo elegirán al candidato presidencial, las señalas eran poco menos que explícitas.
  • Otro elemento para creerlo es la propia actuación de Ricardo Anaya como dirigente del partido. En México los partidos solo pueden aparecer en anuncios de televisión y radio en espacios asignados por el Estado para ello. Y en los del PAN siempre apareció sólo el dirigente, en una suerte de campaña de autopromoción a cargo de los recursos del partido. Tiene meses construyendo su propia candidatura. Tiene una red muy amplia trabajando en ello sistemáticamente, que incluye diputados y senadores, dirigentes en los estados, personal operativo del comité nacional. Todo eso lo conoce con todo detalle Margarita Zavala y su equipo. Y a pesar de eso nunca ha reconocido ser aspirante “porque aun no es el tiempo legal de hacerlo”. Esto es cierto, aunque los hechos han rebasado ampliamente a los aspectos legales. De cualquier modo, por otro lado los tiempos de los estatutos del PAN ya se han vencido sobradamente y esos tampoco se han cumplido, por ejemplo la instalación de la Comisión Electoral de la candidatura presidencial, publicar el padrón de militantes electores, y un largo etc. Así es que el hecho de que Ricardo Anaya de hecho sea un aspirante, pero no lo reconozca, con lo cual no hay “piso nivelado”, evidentemente mueve a concluir que no permitirá que otro obtenga esa nominación.
  • Las señales mas claras de que ella no sería candidata provenían entonces de las ausencias. La más fuerte es que hasta la fecha no se ha establecido un método para la elección de candidatura presidencial. Ni una fecha, ni requisitos.  Dejemos de lado el aspecto legal ¿de verdad, un partido que quiere ganar una elección presidencial dentro 9 meses, lo mas importante que tiene que hacer es decirle a sus principales liderazgos que se sienten a esperar a ver cómo un tercero decide qué hacer? Si tan solo se hubieran dicho el método, la fecha, habría certidumbres a qué atenerse. Y le habría sido imposible a Margarita salirse de la jugada, a menos que reconociera que no podía ganar. Pero no es así, y nada es mas anti-democrático. La democracia es certidumbre en la regla, e incertidumbre en los resultados. Ninguno de los dos elementos esta presente ahora.
  • Además de lo anterior Margarita Zavala ha podido documentar toda una serie de operaciones adversas desde la estructura partidaria. Como por ejemplo sabotaje a sus eventos, pidiendo no asistir, no recibirla. Amenazas de sanciones o de cortar aspiraciones a candidaturas a quienes manifiesten apoyo. Este era un fenómeno creciente.

Con estos datos, apenas una síntesis de los mas importantes, era claro que de seguir en la misma ruta lo único que podía esperar es que le dieran un portazo en la cara.  Y decidió que antes de que ocurriera una ofensa de ese modo y tamaño, a la que no sometería su dignidad de persona, de mujer, de una larga y destacada trayectoria en el PAN, valiosa por ella misma,  abandonaría el partido y -en México hay una expresión popular para describirlo- dejó a Ricardo Anaya “colgado de la brocha” con sus aspiraciones.

¿Por qué pasó?

A partir de aquí hay otra serie de especulaciones y dichos. La interpretación de Ricardo Anaya y equipo de la salida de Margarita Zavala es que ella es parte de una estrategia del PRI para debilitar al PAN, que la salida de Margarita al que beneficia es al PRI, y en particular a su previsible candidato José Antonio Meade.

Esta es una dimensión que me ha llamado particularmente la atención por varios motivos, porque no la entiendo. ¿por qué beneficia al PRI que es un lejano tercer lugar y no a López Obrador? Y si así fuera ¿Por qué ha de ser el dirigente del PAN el que diga que el PRI está operando una exitosa estrategia de división del PAN en lugar de decir porqué el PAN sigue siendo fuerte?  Y si sagazmente detectaron Anaya y equipo esta estrategia priísta y que le sería tan beneficiosa ¿por qué no hicieron todo lo necesario para impedirla?

Yo coincido que el PRI necesita de la atomización del voto opositor para tener alguna oportunidad de ganar. Así lo escrito aquí mismo, y en estos días estará apareciendo otro al respecto en Dialogo Político (www.dialogopolitico.org). Por supuesto que este partido opera para dividir al PAN y al electorado anti priísta. Es algo de lo que apenas se está enterando Anaya, pero que hemos visto durante años, lo mas reciente en las elecciones de junio pasado (cito de nuevo mi articulo de dialogo político). Pero si creemos a Anaya, haber orillado a Margarita Zavala a renunciar, es una contribución a la estrategia priista.

Me explico. Se le pedía, casi exigía a Margarita Zavala  generosidad, que antepusiera sus intereses personales a los de México. Curiosamente, teniendo al menos la misma obligación (yo creo que mas por ser el dirigente nacional), no se le exigió eso a Ricardo Anaya, que fuera generoso y antepusiera sus interés personal, legitimo, y que permaneciera como dirigente en lugar de candidato. Cosa que no ha querido hacer. Es en verdad extraño. Lo mismos criterios con que se acusa a Margarita Zavala de favorecer al PRI, se le pueden adjudicar a Anaya. Su conducta, su incapacidad de mantener la unidad, sus operaciones para quedarse con la candidatura en lugar de permitir el despegue de la mas posicionada, son las acciones que favorecen al PRI, aunque eso pocos se lo están reclamando. El asunto tiene una interpretación aun mas profunda, cultural: siempre la mujer, es la que tiene que ceder, a favor del hombre. Una mala cultura ciertamente.

Al final sale sobrando el “tuvo la culpa de favorecer al PRI”. El que va a tener que rendir cuentas es quien encabeza al partido.

Dejemos de lado el PRI. La pregunta es qué está haciendo el PAN para fortalecer su posición competitiva. Y a menos que sea una estrategia sumamente sigilosa, la respuesta es nada o muy poco. Algunos elementos:

  • Hace cuatro años que no se afilia un nuevo militante y tres que no se da un solo curso de capacitación.
  • Ninguna de las candidaturas mas importantes de los últimos años se ha decidido por votación de militantes, por las deficiencias del padrón, que a la fecha se sigue corrigiendo. Muchas se decidieron exitosamente por consenso, y ni siquiera ese mecanismo decidió emplearse ahora.
  • No ha dedicado ningún recurso ni esfuerzo en formación de estructura. Hace tiempo que el PAN no puede siquiera tener representantes para el cuidado de todas las mesas receptoras de la votación. Justo el gran error de la elección reciente de Coahuila.
  • El área electoral nacional del partido es prácticamente inexistente. Solo tiene res personas, si no es que ya fueron despedidas por los recientes recortes al presupuesto.
  • La tardanza en definir al candidato presidencial es casi increíble. AMLO tiene 17 años en campaña, pero los últimos dos muy sistemáticos, con estrategia, con ajustes al discurso, con buenas alianzas. Sigue exhibiendo notables debilidades que tendrían que ser aprovechadas. Es un hecho que es candidato presidencial  aunque no se hayan cumplido los plazos legales. Porque entendió que posicionarse cuesta esfuerzo y requiere tiempo. Una candidatura presidencial exitosa, en un país del tamaño y complejidad de México, no se construye en 7 meses. Si se siguen los plazos legales el candidato del PAN o del Frente este va a quedar definido mes y medio antes de que empiece la campaña. Justo lo que ocurrió en estado de México este año, y fue un enorme fracaso. Es totalmente increíble que se este tardando tanto la definición del PAN y ahora del Frente. El tiempo sirve justamente para construir alianzas, formar estructura, recabar dinero, afinar el mensaje, hacer investigación. Y nada de eso hacen.
  • A reserva de un análisis detallado con encuestas, la conformación del Frente no  pienso que le vaya a dar votos adicionales. Es una alianza de partidos, que están sumamente desprestigiados. Y por otro lado los simpatizantes del PRD y MC es mas fácil que voten por López Obrador que por cualquier candidatura panista, dejando a salvo sus votos por candidatos del Frente en otros órdenes. Por otro lado los simpatizantes conservadores del PAN tampoco verían con buenos ojos que el partido se alíe con partido que sostiene una agenda ideológica y programática antagónica. Ya no digamos que pusieran al candidato  o fuera alguien externo. En su mayor potencial PRD y MC aportarían a la coalición unos 7 puntos, quizá ocho. Buenos si el propósito es ganar, en una elección cerrada. Pero aún así dudo que se conserven, y menos compensen los que pierda el PAN, primero por la mezcla con partidos mal vistos, y segundo ahora por la fuga de votos hacia Margarita Zavala.

Todas estas fallas, omisiones son muy difíciles de explicar con un mínimo de racionalidad política. No se trabaja la fortaleza institucional del PAN para que compita en la elección mas importante de la historia de México. Y no hay ninguna justificación para esto.

¿Qué va a pasar?

Lo obvio es decir que no sabemos. De aquí en adelante solo podemos recurrir al análisis para elaborar una prospectiva.  

  1. Que Margarita se conserve competitiva. Buena parte de los críticos han dicho que ella estaba arriba en las encuestas por el PAN y no por ella misma. Pero eso se sabrá pronto. Ricardo Anaya ha salido a mostrar una encuesta de Buendía y Laredo, que indica que el Frente, si él lo encabeza, ganaría a López Obrador, y Margarita como independiente obtendría una votación marginal. No dice que esa encuesta la  pagó él, pero bueno. Aceptémosla como una encuesta. Vamos a esperar el resto. ¿Qué hace pensar que pueda mantenerse y crecer? Los días posteriores a los sismos del 19 de septiembre han vuelto a mostrar con elocuencia,  que la sociedad camina a otro ritmo que sus dirigentes políticos y partidarios. Ni un solo dirigente de partido se vio en las calles. Solo reaccionaron presionados por la sociedad en una competencia por ver quién se deshacía de más dinero que no es suyo. La sociedad se organizó sin los gobiernos y sin los partidos. Por las redes sociales se coordinaba la ayuda, se señalaron en mapas digitales los puntos críticos, las necesidades, las acciones. Hay una sociedad que es mas fuerte que los partidos y que espera a ser convocada y abanderada. El porcentaje de personas que se identifica con algún partido está en menos de 40 puntos.  En elecciones estatales hay experiencias exitosas y las que no. Nuevo León en 2015 es ejemplo de candidatura exitosa. Chihuahua en 2016 de lo contrario pese a haber tenido buenas expectativas. Se argüirá que Margarita Zavala es panista, viene de partido. Y si, pero también es claro que decidió liberarse de su carga, romper. La clave está en la estrategia y su implementación. La conexión con el ciudadano a partir del discurso de la gente de la calle, de sus necesidades inmediatas, sus expectativas, su lenguaje, sus vías de comunicación. Justo el discurso que abandonó el PAN por verse hacia adentro. Otro elemento es que esa nueva ciudadanía se encuentra por medio de las redes sociales, las que usa de modo intenso, y estas pueden constituir una oportunidad de desplegarse en esas autopistas. Todos lo van a intentar, pero en las redes son menos receptivos a los mensajes políticos partidarios, por ello es mejor la ruta ciudadana. También es oportunidad que se perciba la posibilidad de formar un gobierno que no sea de cuotas de partidos. En los documentos del Frente se establece que si ganan la presidencia, el secretario de gobernación será de partido distinto. De partido.  Peor tantito, Dante Delgado. Formar un gobierno que no tenga que responder a cuotas de partidos y se de la oportunidad de encontrar funcionarios competentes, que no cuiden carreras políticas sino que se dediquen al cuidado de la gente, es atractivo. Apelar a segmentos de electorado que no han quedado representados es atractivo. Claro, todo depende de la ejecución. Quienes digan que inevitablemente perdió al salirse del PAN quizá sigan analizando con criterios que van perdiendo vigencia en una sociedad híper informada, que no busca lideres iluminados sino cercanos. Hay un potencial y una oportunidad. Poco mas adelante, una parte de las preferencias va a depender de si permanece competitiva. No hay duda de que hay una porción de electorado que ponderará su voto en función de la posibilidad de impedir el triunfo de López Obrador, al que suponen una opción populista perniciosa. Si el Frente se ancla en ese nicho, atraerá votos. Si lo hace Margarita Zavala, no habrá nada que impida que simpatizantes del PAN voten por ella en este nivel, aunque lo hagan por los propios en resto de las candidaturas. Los simpatizantes de otros partidos del frente van con López Obrador en cualquier caso. Este es el verdadero planteamiento estratégico de la campaña 2018. No es el PRI.
  2. Margarita Zavala no puede crecer al margen del PAN. Puede ocurrir por muchos motivos. Porque no logre articular una estrategia, porque no sea creíble que es independiente.  Armar una estructura nacional es complicado aunque ya tiene recorrido avanzado, pues ha estado en actividad vía la asociación “Yo con México “ desde hace dos años. Falta ver si sigue habiendo apoyos de todo tipo fuera del PAN. En todo caso el saber si se mantiene competitiva o no será fundamental. Lo que indica la lógica es que deberá apostar al corto plazo para no detener su inercia positiva. En este momento han sido pocos los que han hecho público que renuncian al PAN igual que ella, aunque muchos mas con algunos niveles de liderazgo han manifestado su apoyo aun cuando no se salgan del partido, o al menos todavía no lo hagan. Esto va a seguirse moviendo conforme los que se han quedado queden excluidos de las candidaturas y la toma de decisiones. De los que se quedan habrá muchas causas, los que busquen puestos locales por la ruta partidaria, los que tengan mucho apego al partido y quieran “dar la pelea desde adentro”, los que crean que no ayuda a evitar un triunfo de AMLO. También dependerá de algo que estará fuera de su control y es si el Frente será competitivo, con el candidato que logren identificar quizá a finales de noviembre, o si se van a los plazos legales, hasta febrero de 2018. EL frente no la tiene sencillo. Aun sigue en la competencia en las filas del PAN Rafael Moreno Valle, ex gobernador de Puebla, con mucho dinero para dar la batalla en la exigencia de que debe haber una competencia. Y esto puede causar una fractura adicional. También es cierto que el Frente podría no encabezarlo Anaya, entonces habrá que empezar de nuevo aquí y saber si sus potenciales simpatizantes aceptan a ese quien sea que hoy no conocemos. Hay muchos factores mas que podrían llevar a que no se mantenga fuerte esta candidatura. Algunos analistas, desde enfoques muy académicos, piensan que le falta mas solidez en sus planteamientos y en su preparación; la preparación técnica no aporta la necesaria cercanía con el electorado, y en cambio es sustituible con un equipo de colaboradores de buen nivel. Pero es algo que puede influir, según estos enfoques. Y finalmente algo mucho mas intangible, que es el carisma. Aquí parecen minoría los que dicen que no la tiene, pero aun así se han expresado voces en esa avalancha de artículos posteriores a la renuncia. Pero al final bueno, por muchos motivos puede ocurrir que no funcione el proyecto. 

Conclusión

Desde la dirigencia nacional panista parecen estar minimizando la salida. No se ven haciendo esfuerzos por mantener a sus simpatizantes, hay incluso amenazas a quienes manifiesten en su apoyo, sigue la hostilidad más que los esfuerzos inclusivos. Una conducta simplemente imposible de entender, totalmente contraria a una conducta política en el mejor de los sentidos. 

En todo caso el panorama se ha modificado nuevamente y sus efectos se verán inmediatamente en que la lucha de corto plazo es por el segundo lugar. La salida de Margarita Zavala ha complicado saber quién será e rival de AMLO. Hasta antes de estos días todavía no había duda de que el competidor de AMLO era el PAN con Margarita Zavala, y se ha destruido esa opción.  Por eso una y otra vez se dice que Kafka en México habría sido un escritor costumbrista. Parecería a primera vista que PRI, Frente y la candidata podrían estar casi iguales, al arranque. Pero eso tampoco se va a mantener.

Pronto se va a asentar la nube de polvo que se ha levantado. Muy pronto los independientes comienzan a recabar firmas, lo que en los hechos les permite hacer campaña, salir a la calle a pedir apoyo inicialmente para el registro. Aquí le tomaran ventaja de dos meses a los aspirantes de PRI y el Frente que apenas en la primera quincena de diciembre comenzaran precampañas, si es que hay contienda interna, si es que ésta es real. De ahí en adelante siguen todos durante dos meses más hasta la segunda quincena de febrero, para saber quién gana en la interna o quién consigue las firmas. Marzo para prepararse y en abril comienza la real, la madre de todas las batallas, pero para entonces, es mi pronóstico, lo único que se decidirá, es el primero y segundo lugar. Nada más pero tampoco nada menos.  

Leido: 1302 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

despegar.com

Los últimos más leídos:
Venezuela: Hay que votar
#MexicoElectoral: la crisis del flanco derecho y el rival de AMLO
Mujica, Lula y otros diletantes (o el complejo revolucionario)
Neologismos
La nueva clase y el fin de la historia

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2017 ®