E-lecciones Ciberpolitica 2015
 
   
 
Artículos de Opinión
 

Fernando Gonzalo
La nueva clase y el fin de la historia
Fernando Gonzalo
19 SEPTIEMBRE 2017 Ver más artículos publicados  Volver
Compartir en facebook
La nueva clase y el fin de la historia

“En contraste con revoluciones anteriores, la revolución Comunista conducida bajo la consigna de una sociedad sin clases, ha resultado en el más extremo autoritarismo de una nueva clase.”

   Milovan Djilas (1911-1995)

En estos tiempos, algunos proclaman “el final de la evolución de las ideologías” y la universalizacion de la democracia liberal occidental, mientras otros se muestran en desacuerdo.  Con ese telón de fondo ha valido la pena releer el libro de Milovan Djilas (1957) “La nueva Clase”.  En el prefacio del libro, Djilas dice: “Estás son confesiones de un revolucionario….yo he recorrido completamente la vía, desde los más bajos cargos, hasta los peldaños más altos de la jerarquía dentro del comunismo.  Yo soy un producto de ese mundo.  Yo he contribuido a su construcción.  Ahora yo soy uno de sus críticos”.

El libro en cuestión, cuyo subtítulo es “un análisis del sistema comunista” es contundente, en  toda su extensión, en relación a las características de esa nueva clase que surge a partir de la toma del poder por la burocracia política comunista.  “Es esa burocracia la que formalmente usa, administra y controla, tanto la propiedad nacionalizada como la vida de la sociedad entera….se trata de una nueva clase gobernante explotadora”.

De la lectura de este libro, que leí la primera vez hace muchos años, queda evidenciada una gran desilusión de su autor.  Se había tenido la “convicción científica”  de que la destrucción de la propiedad capitalista desembocaría en una esplendorosa sociedad sin clases.  Así lo había anunciado Stalin, en 1936, con la promulgación de la nueva constitución.  Stalin había dicho: “La clase explotadora ha dejado de existir”.  En efecto, de hecho, la capitalista y otras clases de antiguo origen  habían sido destruidas, pero “una nueva clase , no conocida antes en la historia, se había formado”

Milovan Djilas, quien también escribió “Conversaciones con Stalin” (1962),   dice que así como la aristocracia surgió en una sociedad campesina y la burguesía de una sociedad de artesanos y comerciantes, en países atrasados (subdesarrollados) la nueva clase comunista tiene su materia prima en el proletariado……y esa burocracia política proletaria se constituye en “logia” de “sumos sacerdotes que funge también de policías y propietarios de todos los medios que el intelecto humano puede usar para comunicarse (prensa, cine, radio, televisión, libros), como también de toda la sustancia que mantiene vivo al ser humano; comida y un techo para cobijarse”.  Esta nueva forma de propiedad específica (propiedad del Estado-colectiva) está en la raíz de todos los privilegios que la “nueva clase” disfruta mediante el manejo abusivo y sin control de esa propiedad, en nombre de la nación y de la sociedad.  “La nueva clase, o su órgano ejecutivo -la oligarquía del partido- administra la propiedad nacional, en tanto ella es su propietaria.  El más reaccionario gobierno burgués puede nunca soñar un monopolio de la economía como este”.

Esa camarilla que constituye la nueva clase, anuncia solemnemente, para el resto, la construcción del nuevo hombre socialista…..y en el horizonte; la absoluta felicidad humana. 

El nuevo hombre socialista sería, según Trotsky y otros ideólogos, un arquetipo ideal de persona con cualidades altruistas.  Sería, luego de una “educación ateísta”,  un tipo sociobiologico  superior, un superhombre, no egoísta, culto….un hombre nuevo.

En 1920 era todavía muy temprano y no habían aún ocurrido los fracasos económicos del comunismo en diferentes escenarios.  Tampoco se había evidenciado entonces la escandalosa represión estalinista.  Sin embargo, ese año, Bertrand Russell, quien había dado una entusiasta bienvenida a la Revolución de Octubre, anotaba la esencia doctrinaria del dogmatismo comunista.  Decía Russell: “no es solo una doctrina política, es también una religión de elaborados dogmas y textos de gran inspiración…..prohibir la duda, la libre investigación y el cierre de la mente, es un precio muy alto a pagar para lograr un nuevo sistema económico”.

Esa advertencia de Russell, de 1920, la confirma, 25 años después,  Milovan Djilas a partir de su experiencia como miembro de la alta jerarquía del partido comunista.  A este respecto dedica un capítulo de su libro que titula “Tyranny over the Mind”.  Allí dice: “….es una tiranía que el comunismo ejerce con refinamiento clínico….el cual hace imposible a sus adherentes cualquier opinión disidente….si esto no estuviese conectado con formas específicas del gobierno y de la propiedad, los métodos monstruosos de opresión y destrucción de la mente humana, no podrían ser explicados….todo esto en el campo intelectual resulta en parálisis, corrupción y decadencia”.

Para cualquier otra corriente de pensamiento debe ser inexplicable como la “nueva clase” y la totalidad del partido comunista en su conjunto, pudiera esperar y aspirar a la aparición del “hombre nuevo” (el superhombre) bajo semejante tiranía sobre la mente.

Djilas termino’ su libro (1957) sin hacer ninguna hipótesis sobre el futuro del comunismo, pero casi al final, asoma una opinión sobre las dificultades del comunismo en su enfrentamiento con “ la democracia occidental “.  Habla del “campo de batalla” (los países emergentes del mundo) en el que se enfrentan ambos sistemas y destaca la ventaja para prevalecer del Oeste en razón de “su democracia política, más alto nivel técnico y cultural y la libertad intelectual”.

Algo más tarde (1989) cayó el muro de Berlín y la disolución de la Unión Soviética (1990-1991) que culminó con la independencia de 15 republicas.  La URSS había perdido un tercio de su territorio que albergaba la mitad de su población.  Se concretó así la liquidación del Pacto de Varsovia y  se proclamó  el  fin de la Guerra Fría.  Entonces surgieron planteamientos sobre el final de la evolución de las ideologías y la universalizacion de la Democracia Liberal Occidental.  Los primeros pronunciamientos, en ese sentido, aparecen en un libro (1992) de Francis Fukuyama titulado “The End of History and the Last Man”. 

Semejante aseveración (el fin de la historia) no podía pasar por debajo de la mesa.  Samuel Huntington, en 1993, público “The Clash of Civilizations” y en 1996 “The remaking of World Order”.  Después de la caída de las torres gemelas en Nueva York (Sep.11/2001) comentaristas como Fareed Zakaria decretaron el FIN del “Fin de la Historia” de Fukuyama.  Por otra parte, en  la Universidad de Tel Aviv , el Profesor Azar Gat argumenta que China es la real amenaza que enfrenta la Democracia Occidental, en tanto es un modelo (rival) viable y que por el contrario el Islam no es una alternativa viable para la modernidad de los pueblos.   En este sentido y en  razón del surgimiento del fundamentalismo islamico y de otras manifestaciones congruentes, nosotros escribimos, a principios de este año,  (en e-lecciones.net)  un texto interrogante, titulado “¿El Triunfo de Occidente?”.

Por otra parte el surgimiento reciente de tendencias autoritarias en Europa, en Rusia, en Turquía y en América Latina, para algunos, como el profesor Yascha Mounk, pudiera estar indicando “la seriedad de una enfermedad que están sufriendo las democracias occidentales y su eventual declinación.

Sobre lo que sí parece haber consenso es en la inviabilidad (el fin)  del sistema comunista, que ya hubiera sido posible presagiar en 1957, leyendo el libro “La Nueva Clase” de Milovan Djilas.  En Venezuela quiso retoñar, al inicio de este siglo, una versión tropical  y allí ha fallecido definitivamente, en manos de los carteles de la droga,….al cumplir exactamente cien años de su aparición en la Rusia Zarista.

 

 

Leido: 612 veces

Ver más artículos publicados  Volver

 

Consultores Políticos Latinoamericanos

Los últimos más leídos:
Discurso de Julio Borges al recibir el Premio Sajarov
#MexicoElectoral: la crisis del flanco derecho y el rival de AMLO
#HondurasElectoral: Un empate que desata violencia.
173 años del nacimiento de Nietzsche: los abismos de la moral
#VenezuelaElectoral: Espejismos

 
E-lecciones.net el portal político iberoamericano © 2000 - 2017 ®